La derecha y sus chivos expiatorios

- 30 de julio de 2017 - 00:00

Cuando no se tiene razón hay que apelar para chivos expiatorios. La derecha lo ha hecho a lo largo del tiempo, desde el nazismo, pasando por la Guerra Fría, hasta llegar al día de hoy. Sin una agenda positiva a proponer y teniendo que esconder sus objetivos reales, la derecha se limita a crear e incentivar a chivos expiatorios a los que habrían que combatir. Hoy se trata de enarbolar el fantasma de la inflación y de la corrupción. La confluencia de ambos resulta en la demonización del Estado, tanto responsable por la inflación, como por la corrupción.

Estos son los chivos expiatorios actuales del neoliberalismo para intentar hacer pasar su modelo, de sacrificios, para la gran mayoría de la población y de ganancias para los bancos.

Se trata de construir enemigos imaginarios, que desvíen la atención de los problemas reales de nuestras sociedades, que tienen exactamente en la dominación del capital financiero y en el monopolio de los medios, que promueve esos chivos, sus mayores problemas.

En cualquier esfera de actuación, apelar a chivos expiatorios sirve para desplazar los términos reales del debate.

Los justificativos para una mala en gestión, en cualquier ámbito, pueden consistir, en conducciones característicamente burocráticas, en buscar a alguien o a algo que ha frustrado las buenas intenciones y los nobles objetivos de una gestión.

Qué más fácil que alienarse responsabilidades que encontrar a responsables externos, ajenos a los encargos de quien dirige, apuntando el blanco de los ataques a quien lo antecedió en la gestión, aunque en tiempos lejanos, en lugar de enfrentarse a sus propios errores y fracasos.

La derecha suele actuar de esa forma, aunque conducciones burocráticas de distintas instancias puedan apelar a los chivos expiatorios, cuando se vean enfrentados a sus propios errores. EE.UU. es campeón en construir enemigos externos para galvanizar las fuerzas internas y sus aliados internacionales en combates ilusorios, que camuflan sus reales intereses y objetivos.

El fantasma del ‘comunismo’ tuvo ese rol en todo el período histórico de la Guerra  Fría. Terminado el período, con su victoria, pasó a buscar nuevos chivos, considerando el tráfico de drogas como posibilidad, hasta que pasó a centrarse en la lucha en contra del terrorismo. Es un blanco en que tratan de combinar con el islamismo, para darle una cara más visible.

Pero ese blanco no es suficiente, habrá gente para permitir al país líder del bloque imperial desplegar todas sus fuerzas y atacar a sus enemigos reales.

En la lucha en contra de la expresión más fuerte del terrorismo, el autoproclamado Estado Islámico, EE.UU. tiene muchas dificultades, sea porque sus mayores aliados en el Oriente Medio, liderados por el Gobierno de Arabia Saudita, apoyan activamente al EI, sea porque el país que se aplica, de forma más eficiente, en esa lucha en la región en Rusia y no los EE.UU.

Sin embargo, construir chivos expiatorios y utilizarlos en la lucha política es un arma de corto alcance y de corta duración.

La realidad es implacable frente a esas construcciones ilusorias. Nadie fue más chivo expiatorio en la historia latinoamericana que Perón. Que, sin embargo, volvió al gobierno en los brazos del pueblo. Tantos otros fueron y son utilizados como chivos expiatorios.

El mismo populismo es un fantasma creado por los liberales y por la derecha en general, sin defensa, frente a políticas que atenten a las necesidades profundas del pueblo.

¿Qué pasó con los que han hecho carrera política en el combate y en la prescripción de Perón y qué lugar reservan la historia y el pueblo argentino a unos y a otros?

En su último viaje al exterior, a Buenos Aires, -donde me dijo que iba a “sufrir una semántica”, como forma de expresar todo lo que iba a disfrutar-, Marco Aurelio García hizo la analogía de que en la memoria del pueblo brasileño Lula está definitivamente presente, como Perón y el peronismo están latentes en la memoria del pueblo argentino.

El que hayan hecho de Perón el chivo expiatorio mayor, para practicar sus políticas antipopulares y antinacionales, solo contribuyó a que Perón se entronizara eternamente en la historia y en la memoria del pueblo argentino. Igual que los ataques, y ahora la condena de Lula, no han afectado para nada su prestigio y su popularidad en Brasil.

Los chivos expiatorios y los infelices que los han creado y alimentado pasan, mientras que la memoria de los pueblos y la misma historia siguen adelante. (O)

Medios Públicos EP