El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Mar.19/Oct/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Karen Garzón-Sherdek

La carrera entre China y Estados Unidos

06 de agosto de 2021 00:34

No cabe duda que las armas nucleares son destructivas y que constituyen un poderoso factor de presión y disuasión. Actualmente, nueve países concentran cerca de 14.500 armas nucleares: China, Corea del Norte, Estados Unidos, Francia, India, Israel, Reino Unido, Rusia y Pakistán; de los cuales cinco de ellos son miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

En los últimos días, un nuevo informe de la Federación de Científicos Estadounidenses (FAS, por sus siglas en inglés) reveló que China estaría construyendo más de 120 silos para misiles que se suman a las 350 registradas para 2020. Algo que ha generado preocupación en EE.UU., país que cuenta con un arsenal nuclear de 3.800 ojivas de las cuales alrededor de 1.750 están desplegadas. Asimismo, entre EE.UU. y Rusia suman cerca del 90% de las armas nucleares del planeta.

China jugará en los siguientes años a “balancear las fuerzas” una vez que está próxima a erigirse como la primera potencia económica del mundo. Esto develaría un cambio en la estrategia de posicionamiento geopolítico de este país. Como sabemos, todas las proyecciones advierten que en 25 o 50 años, el gigante asiático será la primera potencia comercial y económica del mundo en tres rubros fundamentales: desarrollo productivo, financiero y tecnológico. Sin embargo, aún está lejos de jugar el rol de líder global, para ello es ineludible que crezca en el ámbito nuclear.

Para comprender la intención de China en esta carrera nuclear primero hay que analizar algunos datos. El gigante comunista ha estado en los últimos años trabajando en un fuerte plan de posicionamiento mundial realizando negocios con múltiples países, entre ellos los de América Latina, quienes han encontrado en China un importante aliado financiero. Tal es la expansión y el impacto del país asiático que en 2014 se convirtió en la primera economía mundial (considerando cifras de poder adquisitivo) y ha iniciado en los últimos años una guerra comercial con Estados Unidos evidenciando una pugna de poder. Falta poco para que China supere a la primera potencia mundial en términos nominales. Según un informe del Centro de Investigación Económica y de Negocios, se prevé que para 2028, el gigante asiático se convierta en la mayor economía mundial, con un crecimiento del 5,7% del PIB entre 2021 y 2025. El manejo de la pandemia de la Covid-19 habría contribuido a estas cifras.

Ahora China tiene en su agenda otros retos, uno de ellos es posicionarse culturalmente como lo ha hecho Estados Unidos desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. Si bien China se ha caracterizado por tener un “poder inteligente” el cual constituye una combinación entre el poder blando y poder duro (usa la coerción y amenaza con el poder militar o la presión económica para lograr su propósito), el incremento de la capacidad nuclear de China parecería reforzar su poder duro en esta carrera geopolítica.

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado