Impunes y felices

- 01 de diciembre de 2018 - 00:00

Mientras escuchábamos un noticiero radial, un taxista guayaquileño comentaba conmigo, riéndose: “Este tipo que está denunciando el caso -me decía- tampoco logró comprobar que no había recibido los depósitos ilegales que le incriminaban”.

Sus decires ilustraban muy bien lo que está ocurriendo en la política local, la corrupción hecha costumbre y la impunidad. La risa del taxista evidencia otro problema, y es lo banal que entre nosotros se ha hecho el delito.

El chofer del taxi siguió con el razonamiento de que pagar sobornos a un político padrino no es novedad, pagar diezmos al jefe o la jefa para alcanzar sus favores y protección es de vieja data. “Solo que ahora se sabe todo por los celulares y esas vainas”, me decía. Nuevamente, el sabio tenía razón: gracias a la tecnología -sea para bien o para mal- pocas cuestiones quedan ocultas del conocimiento.

Un WhatsApp puede ser la prueba de que alguien se desvió de camino, un correo electrónico puede delatar al traidor o mentiroso. Las pruebas, más allá de su validez jurídica, resultan incontrastables.

Si bien en distintos países, muchos políticos mienten y roban, en Ecuador esos pillos y corruptos ganan una elección tras otra, nos mienten en la cara, gozan de adeptos y no les ha sido difícil huir de la acción de la justicia.

Somos de los peores de la región en cuanto a procesar a acusados que, en una aplastante mayoría, han perdido la vergüenza. A pesar de saber que hoy más que nunca se está expuesto a la mirada externa, que lo privado puede tornarse público con un clic, los cínicos no toman resguardo de ninguna laya. “Quien nada debe, nada teme” ya no tiene vigencia. Hoy gritan: “Debo y no temo”.

He aquí, entonces, altos funcionarios y exfuncionarios involucrados en corruptelas de distinto color: no afrontan juicios ni tribunales, sino que atacan para defenderse, desprestigian al acusador, amenazan; esa moral tiene un impacto social enorme: hoy por hoy, una capa de impunidad atraviesa a la sociedad ecuatoriana en casi todos los ámbitos. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: