Gerardo Estupiñán in memoriam

- 16 de mayo de 2018 - 00:00

Los crecidos con los siglos, este y el anterior, mantenemos intacta esa admiración de pibe sin tiempo por los jubilados del fútbol cuya última y mejor gloria es conversar sobre la malversación de las oportunidades, por falta de ese imprescindible Malcolm X o ese Ángelo Dundee. Ambos importantes en el destino de The Greatest. “El golpe que no ves venir ese es el que te tumba”, sentencia de Dundee, para Muhammad Ali y para los futbolistas esmeraldeños.

Gerardo Estupiñán sí vio llegar el golpe y acortó el fin de su carrera, armó negocios empresariales de mediano tamaño y un día se volvió uno de los vecinos más queridos de Barrio Caliente. A diferencia de los guerreros en reposo, los futbolistas veteranos, de silla y conversa, hablan con autoridad de las jugadas discutidas, del fregado star system futbolero y de esas estrategias asesinas del buen balompié.

El piberío más joven, pero también aquel de canas o pelón, en otros debates esquineros soltará esa verdad dicha en bares como La Número 1, por Gerardo o algunos de sus partners de parecidos recorridos cancheros. Una cosa es irse del engramado y otra del fútbol, Gerardo prefirió quedarse en ambos. Mientras goleaba a la enfermedad corría sus millas en la cinta atlética del estadio Folke Anderson, jugaba fútbol en la playa y dialogaba con la parroquia del bar durante algún partido.

Si alguien no comprende la esencia de La Número 1, no fue culpa de Gerardo, desde que uno empuja la puerta se encuentra con un retrato de Antonio Preciado, joven declamador del Barrio, en la banda derecha su jorga íntima: José Villafuerte, Carlos Delgado, José Tenorio y Wilson Nieves. Avanzando por la izquierda la camiseta de “Chucho” Benítez y antes una campeonísima del “Toño” Valencia.

A los pibes no nos alcanza madurez para aceptar la definitiva ausencia de los íconos del balón, por eso si ya no pegamos sus retratos en la pared, entonces recreamos sus leyendas en nuestra memoria más cimarrona. Axê, Gerardo. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: