Fidel Castro y la Segunda Independencia

17 de agosto de 2016 00:00

Es un símbolo de la lucha de nuestros pueblos por su liberación. Al cumplir 90 años la humanidad progresista, en especial hombres y mujeres de América Latina, África y Asia, los combatientes del llamado Tercer Mundo, lo tienen como referente histórico, en sus luchas por la Segunda Independencia.

Condujo, como se sabe, tras derrotar a una sangrienta dictadura, al triunfo de la Revolución Cubana, junto a otros héroes, como el Che Guevara, presente en la lucha de América Latina, que tiene en el Libertador Simón Bolívar, precursor del antiimperialismo, una propuesta histórica y vigente, construir la Patria Grande, Latinoamericana y Caribeña.

La Alianza Bolivariana de los Pueblos de América (Alba), que Fidel junto al comandante venezolano Hugo Chávez crearon, es instrumento clave para tal propósito, igual que Celac (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños); es decir, la OEA sin EE.UU y Canadá.

La Revolución Cubana optó por el socialismo, propio, cubano, a pesar de la permanente y brutal acción contrarevolucionaria del imperialismo norteamericano, que boicoteó siempre, la invadió con mercenarios, como en Bahía de Cochinos, la aisló, obligando a gobiernos títeres y dictaduras sangrientas que estableció, a romper relaciones; la expulsó de la OEA, convertida entonces en Ministerio de Colonias del gobierno de EE.UU; hasta que impuso el criminal bloqueo, con el cual pretendió asfixiarla económicamente.

Cuba ha salido victoriosa. Fidel condujo a su pueblo, con dignidad y firmeza, a la construcción de una sociedad  igualitaria, equitativa, de soberanía, dignidad y justicia, conducido por el Partido Comunista, en el marco de su democracia participativa real, no de papel, han logrado metas importantísimas en beneficio de su pueblo, en el ámbito  de la educación, salud, seguridad social, vivienda; deporte, recreación y ambiente.

Cuba ha resistido el perverso bloqueo, con la ayuda internacional solidaria; razón de sobra para que haya correspondido en la misma línea del internacionalismo, en todos los campos, sobre todo en el de la salud, como potencia médica que es.

Fidel y ahora Raúl derrotaron la política imperialista, lo que el propio Barack Obama ha reconocido.

Fidel es historia y presente. Se proyecta al futuro junto a las luchas libertarias de los pueblos. Le rendimos homenaje como bolivarianos y alfaristas, militantes de la Revolución Ciudadana.

Nuestro reconocimiento a su lucha y adhesión a sus objetivos conductores que se resumen en una frase, expresada al Papa Juan Pablo II en su visita a Cuba, la que está más vigente que nunca:

“De nuevo se intenta el genocidio, pretendiendo rendir por hambre, enfermedad y asfixia económica total a los pueblo que se niegan a someterse a los dictados y al imperio de la más poderosa potencia económica, política y militar de la historia”

“…preferimos mil veces la muerte antes que renunciar a nuestras convicciones…”.

“No habrá ningún país mejor preparado para comprender su feliz idea, tal como nosotros la entendemos y tan parecida a la que nosotros practicamos, de que la distribución equitativa de la riqueza y la solidaridad entre los hombres y los pueblos deben ser globalizadas”. (O)

Te recomendamos

Las más leídas

Contenido externo patrocinado