El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Vie.3/Dic/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Fredy Lobato

Las fake news o falsa realidad virtual, “llegaron para quedarse” (III)

01 de agosto de 2020 00:00

Crear rumores contra un opositor o rival electoral no es nuevo. Antaño se montaban chismes falsos sobre fortunas, religiosidad, negocios sucios y hasta la sexualidad de un candidato. Teorías conspirativas, falsos positivos otorgando testimonios, gente pagada al final.

En 2012, en la Secretaría de Comunicación de los Alvarado, jóvenes “geeks” (los fascinados por tecnología y temáticas digitales) y uno que otro influencer de Twitter y Facebook, fueron convocados para trabajar con la revolución. Luego de esa reunión, el personaje anónimo llamado “Lola Cienfuegos”, seudónimo de una supuesta mujer que con sarcasmo e inteligencia comentaba temas cotidianos y políticos en redes, “tomaba vida” en un reportaje de este diario, dirigido entonces por un lugarteniente de la propaganda correísta.

La Cienfuegos –presente en dicha reunión– era hombre, pero en el reportaje era una ama de casa de clase media que hacía deporte. Luego de la reunión afianzó su troleo contra opositores. La tropa geek se gestó y evolucionó a los “guerreros digitales” del “Somos Más”, una estrategia digital política para la cual el Estado erogó dinero público con el fin de hacer propaganda disfrazada de “espontáneas manifestaciones ciudadanas” en redes sociales. Respondían, defendían y blindaban al gobierno de entonces contra críticas opositoras de donde vinieren, en la temática que fuere. Así se crearon “listas negras” de ataque a rivales y detractores.

Coincidencia o no, por esos meses el gobierno correísta apostó por el asilo a Julian Assange. Era un amplio intríngulis político-comunicacional-geopolítico que responde a una lógica regional y global que ya la analizaré.

Esta semana, el portal Código Vidrio entrevistó al mexicano Enrique Rodríguez, dueño de una agencia dedicada a crear tendencias políticas basadas en fake news y autor del título de este editorial. Son nómadas digitales que contratan y son contratados allende fronteras. Sus últimos “logros”: la última elección de 2019 y el pánico en Guayaquil por la covid-19, con tendencias basadas en el miedo y las muertes en las calles, respectivamente.

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado