El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Mié.4/Ago/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Mariana Velasco

Etica, decisión personal

23 de junio de 2021 00:49

El comportamiento ético es, ante todo, una decisión individual pero al tratarse de conductas sociales y colectivas es necesario propiciar mecanismos que creen condiciones para frenar la falta de ética en las decisiones y comportamientos especialmente en la conducta de personas en funciones públicas o con acceso a poder. Las consecuencias pueden ser nefastas para todos.

Uno de los primeros actos normativos del presidente, Guillermo Lasso, fue expedir un decreto ejecutivo a través del cual creó un Código de Ética que rige para los altos funcionarios de su gobierno. Ideó la norma para evitar que el “legado de corrupción” continúe en los próximos cuatro años. 

El código Normas de Comportamiento Ético Gubernamental, fue dictado al amparo del artículo 147 de la Constitución que establece entre las atribuciones del presidente de la República, expedir los decretos que sean necesarios para la “integración, regulación, organización y control de la administración pública” y “crear, modificar y suprimir” los ministerios, entidades e instancias de coordinación. El precepto que regula la conducta de los funcionarios públicos en áreas como vínculos familiares, uso de bienes y recursos públicos, conflictos de interés, transparencia e igualdad de oportunidades y buen trato son de obligatorio cumplimiento.

No significa que por existir un decreto, la podredumbre desaparece por arte de magia si no se reconoce  que  la carencia de principios, débil fuerza de voluntad, falta de información o existencia de áreas grises, arrogancia entre otros, pretenden justificar que todos los demás lo hacen sin reconocer la incapacidad mostrada para reconocer las fallas propias de conducta. De allí la importancia del escrutinio y transparencia de la conducta, particularmente pública.

Inquieta escuchar a la Fiscal Diana Salazar cuando revela que exautoridades y personal de otras funciones y ‘’ciudadanos ilustres’’, pretendieron incidir en favor de la revisión de medidas impuestas al procesado Pablo C., en relación al caso Las Torres.  

Fastidia enterarse que recibió medidas sustitutivas en la audiencia que se realizó en la Fiscalía de Flagrancia del Cuartel Modelo, el enfermero involucrado en el polémico video en el que se ve cómo pincha el brazo de un ecuatoriano pero no le inyecta el inmunizante contra el COVID-19. La Fiscalía busca esclarecer qué iba a hacer el enfermero con esa dosis.

La Asamblea Nacional debió considerar que este tipo de actos podrían darse en nuestro país, como ocurrió en varios otros para actualizar la normativa considerando que vamos más de un año en pandemia y que este proceso de inmunización tomará muchos meses más.

Nada como la afirmación del valor singular, absoluto y único de cada ser humano, dotado de una dignidad y unos derechos inviolables como la libertad de conciencia y responsabilidad personal como punto de partida de cualquier consideración ética.

La epidemia de descomposición diseminada en el mundo, o la toma de decisiones, evidentemente contrarias a principios éticos de convivencia humana, lleva a cuestionar las conductas, especialmente de personas qué, en otras condiciones, se las consideraba honestas.  Cabe preguntarse si la vivencia de una ética de la subsidiariedad, que considera que los problemas sociales deben ser resueltos, por la propia sociedad, gracias a la acción responsable de sus miembros, podría funcionar.

Vida, paz, libertad, equidad, justicia y amor, entre otros, son entendidos como principios   basados en la naturaleza del ser humano que busca ordenar el comportamiento hacia el bien y por qué no, la felicidad. Ellos existen para medir las consecuencias de nuestra conducta, ligados a la conciencia y calidad de vida, además de convertirse en fuerzas determinantes de cómo hacer bien las cosas sin desprenderse de las creencias.

El que quiera mirar para otro lado y pretender que nada pasa, que lo haga. Prefiero luchar, pensar y no dejar que nada, ni nadie viva mi vida de una forma distinta a la que me esfuerzo por conseguir con voluntad, mente y esfuerzo.

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado