Verdaderos emprendedores en Grupo Difare

- 15 de mayo de 2019 - 00:00

La definición de emprendedor es bastante simple: describe a alguien dispuesto a iniciar un nuevo negocio y a correr el riesgo de perderlo todo con el fin de obtener utilidad. Es quien organiza, administra y asume el riesgo de un negocio o una empresa. Conclusión: si no existe un negocio real y una posibilidad de riesgo, no hay tal emprendedor.

Son tiempos difíciles, pero las 10 más grandes empresas nacionales han tenido resultados muy favorables en 2018, con $ 8.488 millones de venta, equivalentes al 8,4% del PIB, superando en $ 229 millones a sus resultados de 2017.

Y estoy muy orgulloso de que el Grupo Difare, donde trabajé por más de dos décadas, cuyo negocio de distribución de productos farmacéuticos le dio su nombre y que además tiene las cadenas de farmacias: Pharmacy’s, Cruz Azul y Comunitarias y su división de Marcas y Representaciones, esté en este selecto grupo.

Cuando en mis clases me refiero a emprendimiento e innovación, no puedo más que mencionar a Carlos Cueva González, un emprendedor nato, con profunda visión de negocios; y por su formación contable y de auditoría, con increíble habilidad para asumir los riesgos de sus emprendimientos. Con él se inició la pequeña farmacia Marina, esta millonaria empresa en 1983.

Carlos me enseñó que las decisiones empresariales se las toman con base en hechos y datos, y es por eso que Difare ha sido y es innovadora en productos y servicios. Creó nuevos modelos de negocios en una industria muy competitiva; implementó innovaciones tecnológicas para completa satisfacción del cliente. Y todo esto es desarrollado por un excelente equipo de ecuatorianos que viven la piel Difare.

La segunda generación ya comanda este negocio hace casi 10 años, con una muy especial efectividad; estableciendo la diferenciación generacional, pero manteniendo los principios y valores que han hecho de esta empresa, 100% ecuatoriana, un paradigma de emprendimiento e innovación. (O)