El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Mié.21/Abr/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Juana Neira

¿Dónde empiezan los derechos de los demás?

05 de marzo de 2021 00:00

Parece que esta pregunta ha quedado obsoleta en los tiempos que corren, no se comprende la verdadera dimensión del respeto al otro.

Por esto, es importante citar una frase célebre del político liberal mexicano Benito Juárez (1806-1872): “El respeto al derecho ajeno es la paz”, la misma que fue enunciada el día 15 de julio de 1867, en su manifiesto expedido después de entrar triunfante en la Ciudad de México, tras la derrota de Maximiliano I de México.

Si es que los gobernantes y los ciudadanos de la actualidad, pondríamos en práctica esta proposición, podríamos fundar una paz cotidiana que nos permita restituir la esperanza por una sociedad más justa y productiva.

Penosamente, esto no ocurre en la realidad ya que, se ve a la corrupción como una práctica “normal” y cada vez más aceptada como una opción de vida. Aparece un escándalo que nos indigna temporalmente y enseguida se nos olvida con un nuevo escándalo de peculado o enriquecimiento ilícito.

El narcotráfico se apodera de más y más espacios en la sociedad, el dinero fácil seduciendo a niños y jóvenes, es más común de lo que imaginamos.

El abuso sexual a niñas y niños, abulta las estadísticas, la justicia y las leyes brillan por su ausencia.

La política en lugar de ser una apuesta por el servicio en beneficio de ciudadanas y ciudadanos, ha degenerado en un botín, en el que los más sapos se quedan con todo.

Los feminicidios están a la orden del día. La violencia contra la mujer se ha institucionalizado en todos los ámbitos de la convivencia humana, sin encontrar una salida certera.

Lo ocurrido en los centros de detención en días pasados, nos ha dejado horrorizados de la condición humana, perplejos frente a actos abyectos de unos contra otros, sin Dios ni ley. Fuimos testigos de una película de terror inenarrable.

El racismo, el clasismo, la exclusión nos definen como una sociedad poco humanitaria y empática. Entonces la frase “El respeto al derecho ajeno es la paz” todavía sigue siendo un simple enunciado.

Recuperemos nuestra esencia humana, construyamos cada día una paz digna que nos salve. (O)

Te recomendamos

Las más leídas