Elecciones 2013 (V) Paco Moncayo

24 de noviembre de 2011 - 00:00

Desde hace algunos días se ha venido barajando como posibilidad electoral presidencial la figura de Paco Moncayo, como un personaje capaz de aglutinar al centro izquierda y a la izquierda para enfrentar a Correa en las elecciones de 2013.

Moncayo se ha mostrado como un político de centro, capaz de entablar diálogos con todos los sectores, aunque en alguna entrevista me dijo que no realizaría acuerdos con sectores de la derecha. Es hombre políticamente respetado que ha venido construyendo su imagen y posicionándose como reserva moral del país. Los quiteños le reconocen una buena alcaldía que le valió para llegar a la Asamblea.

Si bien tiene una buena imagen, está probado que a los electores aquello no les basta, luego hay que ver qué tan interesante, atractiva y distinta para el electorado podría ser la propuesta del General en caso de aspirar a la Presidencia.

Hasta ahora su pensamiento político y estrategia económica son desconocidos para la opinión, pues su accionar como parlamentario se ha fundado más en temas de coyuntura y en una tímida propuesta de seguridad ciudadana.
Contrarrestar a Correa con un discurso de reivindicación democrática rescatando las libertades es insuficiente, pues la gran población no las ha visto afectadas, más aún cuando los resultados económicos y sociales les han sido beneficiosos. El gran universo electoral tiene claro que el discurso de las libertades solo involucra a los medios y no al pueblo. Al punto que estas confrontaciones no despiertan su solidaridad en favor de la prensa y más bien el Presidente sigue manteniendo altos indicadores de popularidad y credibilidad.

Paco Moncayo tiene barreras en la Costa, especialmente en Guayaquil, en donde, si bien lo respetan, no logra traducir su buena imagen en intención de voto, lo que le obligaría a tener un binomio costeño y específicamente del puerto principal. A esto se le suma que ni él ni sus posibles aliados cuentan con una base partidista capaz de crear en tan poco tiempo un engranaje eficaz como para obtener un resultado electoral que lo catapulte a la segunda vuelta.

Y es que los posibles candidatos de oposición han caído en la estrategia del Ejecutivo, al permitir que la agenda se las marque Correa, quien los ha vuelto monotemáticos; y todos, con excepción de Nebot,  insisten en el tema de las libertades y se han quedado en eso, lo que demuestra incapacidad de reacción y falta de visión y olfato políticos.
¿Podrá entonces el Gral. Moncayo pasar de héroe del Cenepa a candidato presidencial con opciones reales? Solo el tiempo lo dirá. Continuará.