Ejerce tu libertad

- 04 de abril de 2020 - 00:00

Creemos que somos libres porque podemos salir, pasear, comprar, maquillarnos, encontrarnos con amigas, viajar. Pero, ¿qué libertad podemos tener si todos los días tenemos obligaciones ineludibles que cumplir? Ejercer tu libertad significa dejar que tu espíritu vuele, que salga de la rutina. Cada vez que lo haces, adquieres más poder sobre ti misma y sobre tu entorno.

Ejercer tu libertad es dejar de preocuparte de que los demás estén pendientes de ti, inclusive de la opinión de los más cercanos. Vivimos en una sociedad extremadamente comunitaria y dependiente, en la que para ser tu misma, requieres distanciarte. Debemos exigir que se respeten nuestras formas de pensar y actuar. Por nuestro lado, debemos aprender a no contemporizar.

El primer paso es sabernos cuidar. La seguridad en una misma solo es posible si estamos vigilantes de que el entorno en que nos desenvolvemos es seguro. Los riesgos deben siempre ser calculados. No confiemos jamás nuestra integridad a otros. Ese principio es particularmente útil cuando vamos de paseo o viajamos. Nuestra seguridad física depende también de que fortalezcamos nuestro cuerpo a través del ejercicio.

Por cierto, ejercer la libertad es tomar decisiones. Crear proyectos personales y lograr que se realicen. Escoger cuando se nos presentan múltiples alternativas. Cuidar de nuestros recursos para emprender en lo que soñamos en lugar de desperdiciarlos en pequeños gustos pasajeros. Decidir sobre lo que nos apasiona significa usar nuestra voluntad.

Expresa más quién eres. Hazlo al emitir tus criterios. No te quedes callada. Manifiesta tu pensamiento en voz alta y clara. Usa ropa que muestra tu personalidad. Organiza reuniones profesionales y sociales en donde se muestre tu toque personal. Adorna tu casa y tu oficina con los objetos y colores que reflejan quién eres.

Enfrenta tus miedos. Aprende a nadar, a cocinar, a manejar, a hablar en público, a hablar otro idioma, a intervenir en las reuniones de trabajo. Cada vez que rompes tus miedos, accedes a mayor poder e influencia.

La libertad radica en nuestra mente, en nuestra voluntad, en nuestras acciones; es autonomía de vida y pensamiento. Alcanzarla es ejercitarla y ejercerla. Ser libre. Saber que eres diferente. Sentir que eres única y valiosa. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Tags:
Enlace corto:
Medios Públicos EP