El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Mar.20/Abr/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Duglas Rangel Donoso

Dios y las cárceles

02 de marzo de 2021 00:00

En la casa del carnaval festejan y hacen ruido. Hasta que llega el vecino y asesina a todos los que festejaban. La sangre de los caídos rueda por las calles y avenidas. La gente miró y cómo no era parte de la fiesta no dijo nada ni le importó los muertos. Ahora el vecino asesino está matando a todos los que festejan cualquier cosa. Hasta que se acabó la fiesta y solo festejo la muerte. Ahora todos estamos con miedo. El miedo es el vecino asesino y los carnavaleros somos todos que debemos morir por cualquier cosa y de cualquier manera.

La sangre de los caídos rueda por nuestras calles, quebradas y avenidas. La sangre de los infames en pelea con otros infames. Descuartizados unos, descuartizadores los otros, todos descuartizados. Una cabeza cortada mostrada como evidencia de la maldad y la podredumbre.

Un día Dios dijo: "hágase la violencia" y así nacieron las cárceles y todos fuimos encarcelados; unos por la sanción justa y otros presos de la violencia que las cárceles siembran y traen. La matanza ocurrida en las cárceles del país entre presos de bandas contrarias recién empieza.

Me temo que puede continuar con mayores y graves consecuencias. No es fácil impartir disciplina con gente fuera de la ley que está acostumbrada al delito, a la mala intención, a la vida perversa y maligna. ¿Hay en el Estado esta fuerza capaz de impartir orden y disciplina, sobre todo a estas personas, que asesinaron con saña, para llevarlas y conducirlas a una reivindicación social y reintegrarse a la sociedad? El país, los ecuatorianos estamos ante una grave amenaza, no ante cualquier cosa.

Te recomendamos

Las más leídas