De los dichos de don Naza

- 11 de julio de 2018 - 00:00

Cuando el bombo marimbero suena fuerte no significa que estén marcando el ritmo, sino que están a punto de reventarlo. Dichos de don Naza (ánima bendita si las hay). Esta bulla (no solo en los medias, por cierto) entre “correístas” y “morenistas” no corresponde a que los asuntos mejoran o al menos tienen destino popular para empezar a reducir nuestros malos días económicos.

Para nada. Ni siquiera es lucha de clases, en tuntuneo marxista, qué va, es pelea de clanes por las ventajas estatales. Este debería ser el fin de esta jam-session. Pero hay más, observado desde barrio adentro, no se requieren grupos afines porque sería un error, se prefieren depositarios enfervorizados de desquites con barniz mínimo de ejercicio político.

La politología última y amanecida diagnostica que después de la “dictadura correísta” estaba previsto este momento tormentoso.

Otra vez don Naza: “No se toca el bombo cargándolo sobre la espalda del amigo”. No quedarán lecciones ni aprendizajes para la ciudadanía más joven e inclusive para quienes estén confundidos con este bullicio de descrédito. La penetrante hiel simbólica es: “¡Los malos somos más!”. Los grupos partidarios cedieron a la tentación de la venganza a secas en lugar de la justicia a secas; sin los adjetivos de las dudas.

En estas líneas cimarronas no se juega a la neutralidad viciosa, pero estamos obligados a decir: hay unas comunidades afroecuatorianas que atender. No solo esos paseítos inútiles al ECU-911 de la ciudad de Esmeraldas o a otros búnkeres, con iguales ideas, análisis y resultados.

En algún lugar de la Presidencia de la República se empolva la promesa de diálogos con nuestras comunidades afroecuatorianas. ¿Ocurrirá? Autoconsejo: bajemos de la nube, bebamos agua envenenada de los ríos esmeraldeños y repitamos el cuenteo pendejo de “Wacho” (así, con “W”).

Solo falta el Mambrú se fue a la guerra en versión distractora. ¿Alguien sabe qué día comienza la política activa? La otra. La verdadera, útil y necesaria. (O)