El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Dom.19/Sep/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Simón Valdivieso Vintimilla

Del panóptico….

29 de julio de 2021 23:46

Del panóptico a la cárcel de cemento. De la construcción penitenciaria del siglo 19 en tiempos de don Gabriel García Moreno a la cárcel de cemento armado del siglo de don Rafael Correa, lo único que se ha hecho es cambiar de collar al perro como dice la abuela de la casa.

Y es que la realidad carcelaria no ha cambiado en nada. Quizás la vieja cárcel con el hacinamiento existente que es violatorio del derecho de los derechos humanos como es el derecho a la dignidad, era más cálida, más humana aunque aparezca contradictorio frente a lo que hoy por hoy vive el preso del Ecuador del siglo 21 llenito de derechos en el COIP, que son  un saludo a la bandera.

La calentura no está en las sábanas de ahí que no es prudente que frente a la nueva crisis carcelaria se piense siempre en que la solución está en manos de la policía y hoy de los militares; tamaño error porque el problema es de fondo. El sistema penitenciario debe ser manejado por criminólogos, es decir por expertos y la política pública del gobierno del reencuentro debe ir hacia allá.

Nos hemos acostumbrados a los polvorines carcelarios y de un tas a un estado de emergencia sin que se conozca el resultado del manejo de los caudales públicos porque todo sigue igual. Entonces la crisis carcelaria en Ecuador no pasa por sus habitantes sino por la ausencia de una política de rehabilitación social que ponga el dedo en la llaga y se reconozca que los presos de las cárceles de cemento, mazmorras del siglo 21 tienen derechos y se hagan efectivos los mismos.

Insistimos, lo sucedido en la semana pasada, se llama victimización pnitenciaria. Esto es la victimización terciaria en la que el delincuente se convierte en una víctima institucional. Al condenar a un individuo se le condena no sólo a la privación de libertad, sino también se le condena a su propia victimización. Esta victimización, destaca por su crueldad, tratos vejatorios, dificultad laboral, también hay agresiones sexuales, existencia de mafias carcelarias, circulación de drogas, pasando por la prendada.

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado