De cara al mundo

- 09 de septiembre de 2018 - 00:00

La realidad internacional de hoy confirma que los países poderosos y los menos desarrollados coexisten en una sociedad caótica que, sin embargo, no impide que ellos tejan cada vez más vínculos diversos para reforzar la cooperación y el intercambio, amén de las iniciativas de integración de algunos grupos en prácticamente todos los continentes.

Este contexto hace impensable defender una soberanía trasnochada, más bien, parece óptimo buscar la inserción estratégica en el mundo, encaminada a enfrentar problemas que rebasan la capacidad de respuesta del Estado nacional.

Hoy las preocupaciones mundiales son muchas, tienen que ver, sobre todo, con la paz, los derechos humanos, la naturaleza, la migración, la delincuencia transnacional en todas sus formas, el capitalismo depredador, el ambiente, la evasión fiscal y la corrupción. En definitiva, son problemáticas que no pueden ser solucionadas por Estados considerados individualmente, sino a través de estrategias conjuntas y apoyos mutuos.

Durante el Gobierno anterior, a través de un aparato de propaganda costosísimo, nunca visto en nuestra historia, se vendió la idea de que el Ecuador sustentado en una soberanía “altiva y revolucionaria” se convirtió en paraíso de los derechos que con el ejemplo ponía brida al resto de países.

Nada más alejado de la verdad, la política exterior -si en serio la hubo- tuvo una carga ideológica que nos pasa factura ahora mismo; perdimos tiempo y oportunidades.

De cara al mundo debemos retomar iniciativas que profesional y racionalmente diseñadas nos conduzcan a ser parte activa beneficiaria de la globalización, que nos permitan intercambios justos, optimizar la gestión pública considerando mejores prácticas a nivel comparado, atraer capitales para crear empleo y producción, integrarnos para ser fuertes, vigorizar la democracia y profundizar en justicia y derechos.

Es hora de pensar y ejecutar una política exterior con alma social, realista y pragmática. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: