Cuenca en cuentos I

- 08 de noviembre de 2019 - 00:00

Descifrar Cuenca desde sus personajes que acompañaron nuestra fantasía de niños y adultos, ha sido una experiencia deliciosa. Las voces de los abuelos, los acertijos, los enigmas y los sustos, se han reinventado en este viaje de palabras. La ciudad ha estado colmada de cuentos y personajes que han sido la memoria oral de muchas generaciones.

Los parques y las plazas fueron los lugares favoritos de El Atacocos, Luis Villavicencio, flaco y desgarbado, cargador del mercado, que coleccionaba cocos de las palmeras de la ciudad, caminaba revoltoso, predicando feligresías, enojando a curas y beatas. Decía poemas para enamorar a las jóvenes: “De blanco velo te llevan tus sueños al altar y el pendejo a tu lado solo queriéndote muchar…”

Personaje inolvidable que divertía a grandes y chicos. Feo y harapiento con su uniforme de militar caminaba por las calles de la ciudad El Pacharaco. No era parte del batallón, pero era el ayudante y cargador del ejército, traía la comida y las frutas del mercado antes de que saliera el sol.

Carlitos de la bicicleta, era otro personaje que pude conocer de la mano de mi abuelo cuando deambulábamos por las calles de Cuenca. Su sonrisa y amabilidad nos acercaban a él, le preguntábamos la hora y solo con mirar al cielo, él ya lo sabía. Vendía lotería. 

Su apodo se debió a su manera de caminar; tenía una evidente cojera, que padecía desde que era niño, debido a la poliomielitis que sufrió: movía su cadera hacia arriba y hacia abajo. Su palabra oportuna era disfrutada por todos: “Ahí están los hijos de la mala noche, jugando a corretearse con los policías. ¿Cuándo entenderán que esos juegos para nosotros son causa de tormentos?

Cuenca en cuentos I, de la autoría e investigación de Piotr Zalamea Zielinski, fue publicado por la Municipalidad de Cuenca con la Edición de Silvia Ortiz. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Tags:
Enlace corto: