El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Dom.18/Abr/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Diego Salgado Ribadeneira

Combate a la delincuencia

24 de marzo de 2021 00:00

No existen causas establecidas que determinen la presencia de uno u otro delito en las ciudades, por lo tanto, no hay una receta común que se pueda aplicar para reducir la tasa de inseguridad.

El asesinato es el único delito que sirve de indicador fiable para medir los cambios en la seguridad pública a largo plazo, porque la mayoría de ocasiones los demás delitos, por motivos diversos, no se denuncian. Las tasas de delincuencia oficiales, también pueden descender cuando una ciudad tiene un cuerpo de policía especialmente inepto o corrupto, porque la gente deja de confiar y no denuncia las agresiones.

Son numerosas las investigaciones que aseguran que los delitos disminuyen cuando aumenta el castigo, aunque, muchos otros estudios han revelado que la delincuencia disminuye como consecuencia de más detenciones.

Las ciudades latinoamericanas tienen graves problemas de delincuencia, en general, los costos de delinquir son muy bajos, podríamos decir que predomina la impunidad.

En el caso ecuatoriano, por mandato constitucional, son funciones privativas del Estado, la protección interna y el mantenimiento del orden público y quien debe ejecutar estas funciones es la Policía Nacional. El Código Orgánico de Ordenamiento Territorial, Autonomía y Descentralización, COOTAD, asimismo, dispone a los municipios que coordinen acciones de seguridad para la protección de los vecinos de cada cantón.

También, el Estado, mediante la Fiscalía, investiga de oficio o a petición de parte, los delitos previo a la acusación de los sospechosos ante el juez competente e impulsa la acusación en la sustanciación del juicio penal.

Entonces, no se puede prescindir, para el combate eficientemente contra la delincuencia, la comparecencia de la Policía Nacional, los municipios y la Fiscalía, en un trabajo coordinado, científico y patriótico.

Hoy, la Fiscalía y la Policía Nacional viven un momento especial, dos mujeres profesionales de gran valía lideran esas instituciones, es momento de marcar el cambio hacia un Ecuador de paz y respetuoso del orden. (O)

Te recomendamos

Las más leídas