Código de la Salud: Ecuador sí está preparado

- 26 de septiembre de 2020 - 00:00

Grupos conservadores y políticos retrógrados difunden noticias falsas respecto del Código de la Salud (COS) recientemente aprobado por la Asamblea. Este cuerpo legal tomó 8 años en ser debatido para finalmente ser aprobado. Pasaron dos colegiaturas legislativas con reuniones, audiencias, cabildeo con partes interesadas: médicos, colegios profesionales, grupos defensores de derechos y beneficiarios; ¡pero sobre todo debates, muchos debates durante ocho años!

Escuchaba en un panel virtual a Lorena Bonilla, presidenta de la Fundación Amor y Fortaleza, lamentarse de que mucha gente en la Asamblea le manifestó que “el país no estaba preparado” para tratar y aceptar la inclusión de temáticas como la niñez transgénero en el COS. Muletilla, que por cierto la escuchamos siempre, como pretexto para soslayar, callar, mirar a un lado y no tratar los temas relativos a derechos de diversidades sexuales, de parte de los políticos y autoridades.

Lorena, mujer heterosexual, católica, madre de familia creó con su esposo esta fundación, a raíz de que su niña se identificó a tierna edad como persona transgénero; ellos respetaron y apoyaron su proceso, como sucede con muchos otros niños en el país. A diferencia de su caso, el COS sí pasó otros temas relativos a diversidades sexuales; que, sin embargo, estos grupos retrógrados apuntan sus dardos con falsedades buscando el veto del Ejecutivo.

Una de sus cabezas visibles, la activista Amparo Medina, tuiteó justamente la visión de esos grupos que defienden su ideología de género, señalando: “el sentimiento homosexual no es pecado, el acto homosexual como la fornicación y adulterio es pecado. Se aborrece el pecado y se ama al pecador” (sic). Es el sostén no de una teoría moralista o religiosa, sino de una postura política, económica, patriarcalista y machista, que violenta derechos, como el sostener las clínicas de deshomosexualización, y que el COS las define finalmente como ilegales. La vigencia del Estado laico está en juego si el Ejecutivo prioriza las amenazas y privilegios de estos grupos y veta el COS.

Medios Públicos EP