Carta abierta a los dirigentes del planeta

- 01 de diciembre de 2018 - 00:00

Estimados dirigentes del planeta: ¡No sonrían! ¡Por favor, no sonrían! Inútil dibujar muecas con labios agrietados por discursos en salmuera. Inútil simular vuelos con plumajes que cambian según reflejos del dinero. Inútil pretender amistades con garras al acecho entre saludos de cortesía. ¿Nadie escucha? ¿Siguen absortos cotizaciones en la pizarra? ¿Fabricando sonrisas papel maché? ¿Ensalzando principios usados entre restos del banquete?

Estimados dirigentes del planeta, pese a todo decidí escribirles, ustedes como yo pertenecemos a la misma especie, tal vez un momento de verdad sea posible todavía. Que la foto de familia capte vuestro dolor, llantos en lugar de sonrisas. ¡Llorad por las víctimas a vuestras puertas! Inútil elevar muros, vergüenzas verticales de racismo y hormigón. Elevad puentes de amor.

Llorad por aguas martirizadas, aire envilecido, clima descarriado. Esta nuestra casa, debemos transmitirla a nuestros hijos y a los hijos de nuestros hijos. Llorad por millones de niños con infancias mutiladas. No solo sol y lluvia para que germine esta Tierra, también inocencia; aniquilando inocencia cultiváis monstruos. ¿La integrasteis en vuestros sesudos modelos? ¿Si baja inocencia, subirán acciones en la bolsa?

Estimados dirigentes del planeta… ¿No podéis llorar? ¿Lágrimas bloqueadas por tanta hipocresía? El mercado de lágrimas está en plena expansión, hay de todo tipo y proveniencia. Lágrimas de humillación, dolor, impotencia. Lágrimas sin techo, trabajo, comida. Lágrimas de casas destripadas, manteles huérfanos, inútiles bolsillos. Lágrimas de hospitales en agonía, escuelas maltratadas.

En la gran familia del G-20 figuran los primeros de la clase, los llamados “emergentes” y otros distinguidos miembros. Me dirijo a todos sin distinciones... Ahora podemos grabar el recuerdo de familia, ¡Colocad lágrimas en su lugar! ¡Clic-Clic! Wifi. Que fluya la imagen “Un llanto por el planeta”. No posverdades ni fake news, realismo fluvial, imagen histórica navegando en el tiempo, al fondo podemos ver el Río de La Plata, él no olvida, guarda la memoria, quedará como testigo. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: