El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Jue.22/Abr/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas

Cambio de la naturaleza del agua

30 de diciembre de 2012 00:00

Clausuramos el año con una noticia esperanzadora: gracias a la nanotecnología, se ha podido cambiar la naturaleza del agua. Rodolfo Llinás, científico colombiano, que califica entre los más eminentes del mundo, en reportaje del periodista Yamit Amat, explica la naturaleza de este descubrimiento.

Llinás parte de la definición del agua como un seudocristal líquido con una estructura molecular muy sencilla: H2O, que se organiza dependiendo de la temperatura. Esto permitió a físicos de la Universidad de Nueva York descubrir  cómo cambiar la estructura del agua, pues si se le aplica alta energía, el agua se convierte casi en otra cosa. Es “como moler el agua” dice. A un altísimo nivel de energía, la estructura del cristal cambia y se pueden hacer nanoburbujas (en el nanómetro, una unidad equivale a la milmillonésima parte del metro).

A estas nanoburbujas se les pone oxígeno y se bate, por decirlo en términos populares, con un nivel de energía equivalente casi a un ciclotrón, es decir, a un acelerador circular de partículas. Y se les mete más oxígeno. El agua se vuelve a organizar molecularmente. Una hiperoxigenación que no es tóxica. El agua sigue siendo H2O, pero la estructura no es simplemente H2O, sino que tiene una estructura secundaria; se convierte en un nuevo objeto.

Se considera que el descubrimiento podría prevenir y curar enfermedades como el Alzheimer, los males coronarios, pulmonares y hasta el cáncer, con un nuevo método de oxigenación de un cuerpo vivo.

“Estamos a la puerta del más grande descubrimiento en la historia de la biología”, dice Llinás, quien fue llamado para participar en la investigación sobre la utilización que podría darse al prodigioso descubrimiento para mejorar la vida.

“Lo que hemos descubierto”, añade, “es que se puede agregar oxígeno al agua y lo que se obtiene no es una droga, ni una hormona, ni una vitamina. Es algo que no tiene nombre y que yo estoy llamando optimizador de la vida. La vida no funciona sin oxígeno. Estamos adquiriendo suficiencia estadística; esto es una panacea, es algo que cambiará la biología y la medicina”.

Con este descubrimiento se pueden mejorar muchísimo el cerebro, el corazón, los pulmones, porque se les da a las células nueva estructura. Investigaciones que encontraron en el empresario supermillonario Kenneth Langone, fundador y dueño de la cadena Home Depot, un gran filántropo a favor de la salud, quien contribuye con su fortuna a la ciencia.

Feliz año nuevo a todos mis lectores, que sea un año de justicia social y solidaridad.

Te recomendamos

Las más leídas