La caída de un bastión socialista

- 28 de diciembre de 2018 - 00:00

Hoy podemos observar cómo tiembla la Península por los 12 escaños en el Parlamento andaluz que ha obtenido la extrema derecha del partido Vox, lo cual instala un fracaso del PSOE para formar nuevo gobierno y, con ello, que lo haga la derecha.

Pero, ¿cómo pudo caer un bastión tan firme del socialismo como lo era Andalucía, facilitando la irrupción de una formación ultra, como lo es Vox? La respuesta es que el fenómeno no es nuevo y se explica por el descontento con el modo de ejercer el poder por parte de los burócratas de la democracia, así como por la insatisfacción por los ensambles y roscas que perpetran los políticos.

El famoso 15 de marzo de 2011, fecha en que nace la formación progresista Podemos, de Pablo Iglesias y Juan Carlos Monedero, expresó el hartazgo ante ese estado de cosas e implicó, también, una toma de posición crítica, por parte de un sector de la ciudadanía, ante el europeísmo y el manejo económico del Banco Central Europeo. Y aquí se verifica un fenómeno interesante: Vox plantea, desde la derecha, parecidos conceptos.

La campaña política andaluza del partido Vox se caracterizó por hacer hincapié en temas más afectivos que en los problemas reales de los ciudadanos. Se apuntó al tema de la unidad de España y a la crítica férrea a los independentistas catalanes, manifestó un rechazo tajante a la inmigración y se impugnó toda forma de igualdad sexual impulsando la derogación de la ley de género.

En Almería, en sus tres municipios, Vox consiguió un diputado por cada uno. Es una zona agrícola y resonó fuerte un discurso “voxista” que apelaba a un populismo patriotero. Lo extraño es que nadie recuerde que si Almería llegó a ser una gran región agrícola, ello se debió, en gran medida, a la actividad laboral de una inmigración que viene desde el fondo de los tiempos.  

El vacío de contenidos en la política es una seña de identidad del presente globalizado que vivimos y el partido Vox se expresa dentro del molde clásico que cultiva la retórica neofascista: frases cortas, explicaciones sencillas para problemas que no lo son y mucha apelación a la emoción antes que a la razón. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:

Lo último de: Josep Puig Bóo