¿Big data? ¿Qué?

- 17 de agosto de 2018 - 00:00

¿De qué hablamos cuando hablamos de big data? Una pregunta que los intelectuales, sobre todo aquellos que se dedican a ahondar en cuestiones electorales, se vienen planteando hace unos años. Big data pareciera ser esa gran cantidad de datos que se encuentran en la nube digital generadas por los dispositivos digitales. Esos datos, por cierto, no estructurados, poseen una gran cantidad de información que ha de ser usada, operada y estructurada con fines: el de poder generar los contenidos que mejor se adecúen para manipular al público que se pretende llegar.

Aquellos que logran alcanzar e interpretar esos datos son quienes van a conseguir entender las dinámicas, las nuevas culturas, códigos y comportamientos de la sociedad a la cual quieren penetrar. Algo valioso es tener el poder sobre esto, ¿no? 

Los partidos políticos actuales, en el mundo y en Argentina, poco a poco se sumergen en el uso de estos algoritmos, datos, que les proporciona la formulación exitosa de sus campañas electorales, facilitando así la suma de votos necesarios para ser los grandes vencedores de las elecciones. Cambridge Analítica, uno de los grandes escándalos de este año, dio cuenta de la manipulación de datos de las redes sociales, visibilizó las controversias en torno a los manejos de este capital y de lo valioso que son los datos para acomodar las campañas según la información que se podía obtener sobre lo que quiere la sociedad, y así, sumar motivaciones que devengan en votos.

El uso de algoritmos facilita la toma de decisiones de las consultoras y los partidos políticos a la hora de diseñar las estrategias políticas en vistas de conseguir el premio más grande: la obtención de bancas o conquistar el Poder Ejecutivo.

La manipulación de estos datos toma con éxito la acumulación que se vaya a dar en las urnas a partir de los mensajes bien aventurados que llegan a nuestras múltiples pantallas en formas sutiles, sin que uno perciba aquello que está frente de sí, pero que toma como agradable. Esto influye en la intención y luego votación. Ese conocimiento ha de ser maximizado para comprender las conductas y lograr lo que Jaime Durán Barba ha llamado la “microsegmentación del voto” como estrategia exitosa para conseguir el premio mayor gracias al cruce de datos (miles) socioeconómicos.

Y esto finalmente decanta en el premio más codiciado por los políticos y sus partidos… And “Thewinnertakesitall”. (O)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: