El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Sáb.12/Jun/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Duglas Rangel

Baby Yunda

30 de marzo de 2021 00:00

Cada día es más lindo nuestro país. Ecuador tiene de todo. Entre todo lo que tenemos, tenemos al Abdala y tenemos al Yunda. En Guayaquil, Abdala. En Quito, Yunda. Abdala y Jacobito. Yunda y el baby Yunda.

No hay de que quejarse. La selección natural se da por partes iguales. Hay un provechoso equilibrio regional que iguala nuestra realidad.

Se acuerdan ustedes la fiesta que se organizó el Jacobito cuando se ganó su primer millón de dólares en el gobierno de la fuerza de los pobres? Yo le encuentro muy parecida a la alegria del baby Yunda cuando se presenta al empresario chino poniéndose a las órdenes porque su papá ya es el Alcalde de Quito y hay que empezar a hacer negocios!

Abdala acaba de recibir en las urnas el rechazo de un pueblo que un día confío en él. Yunda se mantiene de Alcalde de la ciudad y está llenando de vergüenza un cargo muy respetable, que han ocupado grandes ecuatorianos y ahora sometido al desprestigio y a los negociados.

Es vergonzoso, por decir lo menos, lo que está pasando en Quito. Impresentable, parece una ficción perversa, una terrible cosa, un oprobio. Yunda de un buen empresario radial ahora tirado a político improvisado, ejerciendo el cargo de Alcalde "en terapia extrema de sostenibilidad". Le permitió a su hijo, el llamado baby Yunda, inmiscuirse en la administración municipal, lo cual fue una mala decisión, que está siendo fuente de conflicto y del inició de procesos penales, que tienen a Yunda entre la espada y la pared.

Los chats publicados por fiscalía hacen público conversaciones inverosímiles. El baby Yunda ofrece hasta un terreno para la construcción de un hotel internacional, entre otros absurdos. ¿Le dió tanto poder Yunda a su hijo? Quien además ya es un hombre de 29 años, no un muchachin que no sabe lo que hace.
Quito es nuestra bella capital, de honrados ciudadanos, buenos y exitosos empresarios, que no se merece esta suerte fatal que está viviendo.
Yunda en caída libre: salvemos a Quito. (O)

Contenido externo patrocinado