El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Dom.18/Abr/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Simón Zavala Guzmán

Auditoría de la Contraloría

24 de febrero de 2021 00:00

No voy a opinar sobre las actuaciones de cada uno de los Consejeros del Consejo Nacional Electoral en estos momentos, porque todavía no terminan sus actuaciones en este proceso Electoral. Sólo quiero señalar que ante la exigencia de  la Contraloría General, es necesario por la tranquilidad de los candidatos y de la ciudadanía, que el Consejo Nacional Electoral cumpla con lo dispuesto por ella y no muestre resistencia y desacato, porque estaría con su actuación entrando en un terreno sumamente grave que es el penal.

La Contraloría General del Estado dentro de sus  atribuciones puede legalmente  practicar auditoría externa, en cualquiera de sus clases o modalidades, por si o mediante la utilización de compañías privadas de auditoría, a todas las instituciones del Estado. Y el CNE es una de ellas. La Ley Orgánica de la Contraloría General del Estado, en su artículo 31, número 30, atribuciones y funciones de la Contraloría dice: “Pronunciarse sobre los aspectos de legalidad, economía, eficiencia, efectividad y transparencia en el empleo de los recursos y bienes públicos, humanos, materiales, financieros, tecnológicos, ambientales, de tiempo y sobre los resultados de la gestión institucional”; Todos los ecuatorianos queremos que el sistema informático del CNE que contabiliza y asigna los votos sea objeto de un examen especial, porque no tenemos ninguna confianza, pues  sabemos muy bien, que con el sistema informático de la época del señor Pozo, se cometieron varios fraudes electorales.

 Y hoy, existe la duda y la desconfianza sobre este sistema informático del CNE el mismo que fue adquirido con recursos públicos y se debe analizar su eficiencia, efectividad y transparencia. Por ello la Contraloría ha hecho muy bien en disponer el examen especial. Muchos ecuatorianos dudamos de los resultados obtenidos en la primera vuelta para tal o cual candidato. O es que se tiene miedo de que aparezcan muchísimos votos más de los realmente depositados.  La tesis de que, luego de la segunda vuelta y de la proclamación de los resultados, se puede realizar cualquier examen, no tiene sustento de ninguna naturaleza y el CNE por limpieza de procedimientos y de resoluciones no debe oponerse. Ese argumento nos quiere llevar a la práctica negativa “de los hechos consumados”. Después de proclamados oficialmente los resultados todo se irá diluyendo en el tiempo y, aquí, “no ha pasado nada”. La Contraloría, con toda la autoridad que tiene que realizar el examen para tranquilidad del país y puntualizar las responsabilidades del CNE..  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Te recomendamos

Las más leídas