El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Dom.1/Ago/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Esteban Ávila

Arbitraje desprotegido e incapaz

18 de julio de 2021 00:32

Dos empresas operan el VAR en el mundo: Mediapro y Hawk Eye. La última es la que trabaja con la Federación Ecuatoriana de Fútbol y la Liga Pro de Ecuador, cuyos meticulosos y elocuentes directivos debieron haber indagado algo más sobre su desempeño.
Corría el prepandémico mes de julio de 2019 y el título de la Liga de Campeones de África lo definían el Esperance de Túnez y el Wydad de Marruecos. A los 60 minutos, el cuadro marroquí abandona el campo de juego, luego de la anulación de un gol en el VAR, que no estaba funcionando al momento de capturar la imagen necesaria para decidir. Ese VAR lo operaba Hawk Eye.
La Confederación Africana de Fútbol consideró que el partido no cumplió con los mínimos de seguridad y respaldo para el desempeño de árbitros y jugadores y decretó que debía repetirse. Sí, se repitió porque el VAR no funcionó. Incidentes similares se reportaron en la FA Cup inglesa y en la Bundesliga alemana.
El VAR no funciona y el arbitraje tampoco. Se ha vendido, de cara al consumidor y en complicidad con la escasa capacidad reflexiba de los fanáticos, que el VAR es "la" solución a la crisis arbitral. Poner cámaras y pantallas suplirá años de abandono en la formación de los jueces y el descuido en las condiciones profesionales de los mismos. Así se simplifica el tema.
La última Copa América fue ominosa para el arbitraje ecuatoriano. Ningún pito ecuatoriano dirigió partido alguno, hecho que no se repetía desde 1979. No hay hecho más gráfico sobre la incapacidad de los jueces locales, incapacidad que se potencia con la falta de entendimiento dirigencial sobre la gravedad de la situación.
Sí, los directivos no entienden lo que sucede. Por eso dedican recursos y gestiones a pirotécnicos gestos como el de la traída del VAR. el mismo que no puede ser operado correctamente por falta de jueces capacitados y, además, por la incompetencia de la empresa encargada. No hay VAR que salve, el arbitraje ecuatoriano agoniza.

Contenido externo patrocinado