Rosalía Arteaga Serrano

Aplicar la fórmula de sentido común

16 de febrero de 2021 00:00

El Ecuador necesita, ahora más que nunca, poner en práctica su capacidad de diálogo, dejar de lado posiciones intransigentes para ahondar los puntos que se tiene en común y buscar soluciones a los graves problemas que nos acosan.

En este sentido, vemos con entusiasmo la realización de la reunión entre quienes están definiendo su pase a la segunda vuelta electoral en estas elecciones presidenciales. El diálogo debe continuar, no detenerse por ninguna circunstancia. Los asesores deben buscar las estrategias para que el diálogo arroje resultados positivos como la unidad, la búsqueda del bien, basado en la lógica del sentido común, que aconseja deponer actitudes y buscar caminos que puedan transitarse en conjunto.

Cierto es que muchas críticas y culpas recaen en las actuaciones de las autoridades electorales, en el afán de dar resultados aún cuando no se habían contabilizado todos los votos y había reclamos por la inconsistencia en las actas; pero ello no debe servir de obstáculo ni pretexto para no hacer lo que la colectividad espera en momentos críticos, en los que deben aparecer y cimentarse liderazgos reales y eficaces.

Lo que preocupa es el que quieran aparecer pseudo analistas que compliquen e interfieran en los diálogos, con el afán de protagonismos que no vienen al caso y que pueden entorpecer el arribar al futuro conjunto que demanda el Ecuador y al que no pueden negarse.

La apertura de urnas, el reconteo de votos, será tarea larga y no al margen de dificultades, por ello el liderazgo ético del Consejo Nacional Electoral es un imperativo, ya que debe garantizar transparencia y efectividad al mismo tiempo, para evitar dilaciones innecesarias que hagan que se mantenga la incertidumbre y proliferen las dudas.

Candidatos Lasso y Pérez, dieron un paso importante, no cabe dar vuelta atrás, hay que seguir con la iniciativa que puede darle al Ecuador la tranquilidad de que sus líderes están haciendo sacrificios pero éstos son para el bien de la patria. Es indispensable que presten oídos a lo que el pueblo desea, a lo que el país requiere.

Los ecuatorianos no podemos ser solo observadores impasibles, tenemos que involucrarnos, exigir soluciones y presentar propuestas para que se profundice la unidad y se piense primero, segundo y tercero, en el bienestar de todos los habitantes del Ecuador.

 

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado