Alta Moda, bajo el signo de Perú

- 10 de agosto de 2017 - 00:00

Lima, en estos días, celebra su Feria del Libro. Las editoriales universitarias, en serio, realizan una tarea que interroga a su sociedad. Hay las últimas novedades, como el libro póstumo de Umberto Eco, especiales históricos de Nazca, que coincide con la gran exposición montada en el Museo de Arte de Lima, Mali, donde, casi escondidas, se exhiben tres fotografías de Martín Chambi, en medio de imágenes costumbristas, cristos lacerados, ángeles del arcabuz, retratos de prohombres o fardos funerarios.

Sin embargo, en el populoso Barranco se exhibe una exposición inusual: Alta Moda, del fotógrafo peruano de celebridades Mario Testino, en su propio museo. Después de recorrer las imágenes, que incluyen a la malograda Lady Di evaporándose en el blanco y negro, se entra a una suerte de túnel del tiempo: fotografías de personajes y trajes del Cusco, donde aparece el esplendor de una de las culturas peruanas, pero tratadas como si fueran de revista de colección, a lo Vogue. Sin ambages, la muestra señala que Testino se inspiró en la obra de Chambi pero que, obviamente, propuso su propio concepto.

“Como el Cusco es una de las ciudades más altas del Perú, decidí llamar ‘Alta Moda’ a esta exposición haciendo un guiño al doble sentido”, dice el relato de Testino en el libro de la muestra. Realiza una diferencia con el término de ‘alta costura’ para indicar que también los trajes peruanos son tan personales, cosidos a mano, teñidos y bordados, como son los vestidos de las pasarelas con un añadido: representan antiquísimas tradiciones.

El ensayo ‘Imágenes que resisten el tiempo’, de Jennifer Allen, indica: “La movilidad social y geográfica de Testino (sus viajes por el mundo para fotografiar a modelos, celebridades y miembros de la realeza) refleja el movimiento del que Chambi disfrutó en diferente medida en una época anterior a los viajes masificados y en la que las comunidades indígenas padecían un sometimiento económico, político y social más agresivo.

Mientras que Testino se marchó de un país marginado para elaborar la crónica del centro neurálgico de la sociedad global del espectáculo, Chambi venció los prejuicios de su tiempo para fotografiar las élites de la ciudad de Cusco en su estudio: magistrados, hombres de negocios, colegas artistas, familias burguesas… Los retratos de Chambi, como ‘Boda de don Julio Gadea’ (1930), son ajenos a sus orígenes como los retratos de Testino del compromiso de Kate Middleton con el príncipe Guillermo de 2011. Viajando a lomo de burro en lugar de hacerlo en avión, Chambi registró la cultura quechua de su época”.

Martín Chambi nació en Coaza, al norte del lago Titicaca en 1891. Era desheredado, era indio, era pobre y era peruano. Es posible consultar en línea ambas propuestas: (http://www.martinchambi.org) y (http://www.mariotestino.com).

Como siempre, nadie es profeta en su tierra. Mario Vargas Llosa es más contundente: “Madrastra de sus hijos, escribió del Perú el Inca Garcilaso. Con Martín Chambi, uno de los más grandes artistas nacidos en su suelo, lo ha sido. Una madrastra ingrata, olvidadiza…”. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: