Adiós a Héctor Quintero

16 de abril de 2011 - 00:00

Una sentida nota necrológica escrita en El País, de España, por Mauricio Vincent, trajo la infausta noticia del fallecimiento en La Habana, a los 68 años de edad, de Héctor Quintero.

Cuando comenzó el Festival Teatral de Manta, uno de los primeros invitados fue Héctor y su visita a Guayaquil, espectacular. Nos impresionó su vasta cultura, extraordinaria voz y dicción y su firmeza sin alardes junto a la Revolución. Tenía ya una amplia experiencia en radio y televisión así como en el teatro, donde había montado con mucho éxito obras de su autoría como “Contigo pan y cebolla” (llevada después al cine) y “El Premio Flaco”. Casi todos los que de alguna forma estaban ligados al arte escénico concurrieron al amplio patio que entonces tenía la Alianza Francesa y conversaron con él durante horas. Luego nos encontramos en La Habana varias veces y compartimos momentos inolvidables junto a otros artistas que vendrían también al festival manabita. Guayaquil era para Quintero una ciudad interesante a la que deseaba volver. Y pudo cumplir su anhelo, esta vez como actor, presentándose en la Espol  en una función memorable. Guardo sus cartas escritas a lo largo de los años en que fue invariable nuestra amistad. Aquí fue puesta su obra “Contigo Pan y Cebolla”. Tenía muchos amigos que lo querían y lo visitaban en Cuba casi todos los años.

Escritor, actor de radio, teatro, televisión y cine; director, productor, cantante, participó en grandes documentales de la historia política cubana. Fue animador  en el restaurante Dos Gardenias, al que la  gente concurría para escuchar poemas y canciones en su legendaria voz.

Obtuvo muchos reconocimientos, entre ellos el Premio Nacional de Teatro (2004). Guionista y director de telenovelas de éxito como “Te sigo esperando”, en la conducción del Teatro Musical de La Habana, cosechó triunfos y una gran popularidad entre el pueblo cubano que lo quería y acudía masivamente a aplaudirlo. Su última obra “Monseñor Bola”, en homenaje al mítico Bola de Nieve, tuvo enorme éxito y terminó de exhibirse poco antes de su fallecimiento.

Cuando se conoce y frecuenta un país, se tejen amistades y se piensa que al volver todo seguirá igual. Pero ya no estarán Mariano Rodríguez, Fayad Jamís, Miguel Alfonso,  Sergio Corrieri, Carmen Quintela, Héctor Castaño, Hernando López, Héctor Quintero, y solo en el recuerdo se repetirán esos encuentros que afianzaron nuestro amor a esa segunda patria del corazón que es para nosotros la isla martiana.