El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Dom.19/Sep/2021

Columnistas

Tendencias
Historias relacionadas
Edwin Hidalgo

10 mil horas de vuelo

05 de agosto de 2021 00:52

Esta semana de triunfos olímpicos, han surgido un montón de inverecundos queriendo sumarse a la victoria, la cual no pertenece más que a los atletas vencedores y al pueblo ecuatoriano. La lección más valiosa de estos triunfos es que ninguna persona ha obtenido una medalla por sus súper poderes. Supermán es un ser imaginario y hasta el Hombre Araña, con sus limitaciones económicas de la vida real, es un personaje de ficción. Para ser la gran Neisi, la joven Dajomes tuvo que esforzarse mucho. Cierto es que hay ciertos dones naturales, pero como pasa con el don del habla, deben desarrollarse. Todos traemos en el cerebro el chip de la lengua universal, pero necesitamos activarlo hablando cualquier idioma. Es cuestión de práctica.

Muchos roqueros piensan que los Beatles eran niños prodigios. La verdad es que en 1957, cuando se juntaron John Lennon y Paul McCartney, solo tenían ilusiones. Dejemos por un momento el puerto inglés de Liverpool y vamos al puerto alemán de Hamburgo. Esta última ciudad había sido bombardeada por los aliados en un 80%. Sin embargo, los estadounidenses estaban metiendo plata para reconstruir Alemania como un colchón contra la Unión Soviética. En esas circunstancias, había cientos de miles de obreros de todo el mundo reconstruyendo ese país. En Hamburgo, los ingleses estaban poniendo centros de diversión para esos obreros que tenían una lengua común, el inglés. Estos bares tenían espectáculos de “strip tease” y música. Por coincidencia, le encargaron a un empresario de Liverpool que consiguiera cantantes. Así fueron contratados los Beatles en 1960, que ya eran cuatro, para trabajar duro, pero ganando bien. En Hamburgo trabajaban entre 21:00 y 03:00 de lunes a domingo. Cantaban lo que quiera, pero en 40 horas semanales ya se acaba el repertorio, hasta el Happy Birthday has cantado y te toca inventar. Tiempo para practicar y tiempo para componer canciones. Por eso los chicos ingleses cumplieron sus 10.000 horas de prácticas y en 1964 triunfaron en Estados Unidos.

Te recomendamos

Contenido externo patrocinado