Show de Immolation confirma buena salud del metal extremo

- 05 de julio de 2019 - 00:00
El cuarteto Immolation (NY) ante una audiencia que se plegó frente al proscenio de la sala Aguilera Malta para poguear con su death metal brutal.
Tomada de Tiempos Metálicos

La banda de death metal estadounidense Immolation se presentó por primera vez en el país el pasado martes, ante casi 300 espectadores.

Los locales Epidemia y Death’s Cold Wind abrieron el telón de la sala Demetrio Aguilera Malta para el que fue uno de los conciertos de mejor ejecución en lo que va del año, y luego del Sold out que fue Rotting Christ, el 7 de junio pasado, en La Ideal.

Las productoras Música Híbrida, Akakor y Abigail habían anunciado la presencia de los bolivianos Kulto Maldito, que no pudieron cruzar la frontera entre Perú y Ecuador y cancelaron su show.

Los asistentes apreciaron las canciones del disco Leprocomio (Satanath Records y Música Híbrida, 2016) que presentó junto a sus temas nuevos Epidemia, grupo que lleva más de 15 años en la escena y que ha compartido escenario con bandas como Cannibal Corpse, Monstrosity, Morbid Angel u Obituary.

Para la llegada del cuarteto Death’s Cold Wind a las tablas, la iluminación y el sonido volvieron a estar a punto. La banda hizo un repaso por una trayectoria que han consolidado luego de publicar tres Demos, dos Ep y el álbum de larga duración titulado Subyugador / In Goat We Trus (Old Temple, 2014).

Al ver la buena recepción que tuvo su show, volvieron a abrir el negro telón de la sala para interpretar “Counntes Bathory”, que los británicos Venom compusieron para el disco Black Metal (Roadracer Records, 1982).

Pero la noche se reafirmaría en los sonidos death de la escena noventera a la que dieron brillo los neoyorquinos Immolation: Ross Dolan (bajo y voz), Robert Vigna (guitarra), Steve Shalaty (batería) y Alex Bouks (guitarra). Durante la interpretación de “Dawn of Possession” o “Into Everlasting Fire”, Vigna se lució tocando su guitarra como un hacha y, cerca del proscenio de la sala, junto a las butacas de primera fila, se formó un pogo (baile) recurrente.

Los de Yonkers estrenaron la potente “When the Jackals Come” y solo al final los amplificadores de Bouks quedaron obsoletos. Todo queda en buenos presagios para Varathron, que producirán Akakor Records, el día 28. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: