Profanatus llegará al cierre de Máquinas de Acero I

- 13 de diciembre de 2018 - 00:00
El bajista y cantante Jonathan Ortiz, y los guitarristas Giovanni Ortiz y Agustín Pasaca conforman la banda Profanatus junto al baterista Javier Montaño.
Foto: Antony Lozada / Telón de Acero

Seis agrupaciones de Imbabura, Tungurahua, Chimborazo y Pichincha acompañarán a los lojanos en la presentación del disco colectivo más destacado del año, en el Teatro Variedades.

Loja es una ciudad conocida por sus artistas y movimiento cultural. En cuanto al metal, los escenarios se han reducido en los últimos años y el bar Mauna Loa ha sobrepasado la década de existencia junto a la gestión de los colectivos Brutal Rock o Área 51.

Una de las bandas afincadas en un estudio del sur de esta ciudad es Profanatus. Conformada por Jonathan Ortiz (bajo y voz), Giovanni Ortiz (guitarra), Agustín Pasaca (guitarra) y Javier Montaño (batería), la agrupación inició su recorrido hace ocho años y su primera obra fue el demo titulado Infierno.

Jonathan y Giovanni son dos hermanos cuencanos que residen en Loja por más de 15 años y para 2011 habían tocado en Zamora, Ibarra, Quito, Otavalo, Cañar, Guayaquil y Machala.  El debut en larga duración lo hicieron un año después con los ocho temas de Sinfonía Infernal.

En julio pasado, la banda estuvo un día en el estudio capitalino Sonido Xterno para la grabación de “Colapso”, el tema que conforma el disco Máquinas de Acero junto a 14 cortes de distintas bandas.

Trabajaron durante nueve horas frente a los equipos del sonidista Caluco Roldán. Para eso tuvieron varios días de ensayos y uno para el rodaje del videoclip “Suicidio Espiritual” (otra canción inédita) en la Cabina del Terror. Estas producciones las hicieron en dos jornadas, luego y antes de viajar más de diez horas.

“Escribí la letra —de ‘Colapso’— recordando que un par de amigos cercanos se suicidaron”, cuenta Jonathan Ortiz desde su estudio lojano. “Quisiera que las personas que sienten una gran angustia no piensen que están solas, que sepan que quizá en otra esquina hay alguien con los mismos problemas. Más que un colapso, hablo de seguir, con la fuerza de la música que hacemos”.

Profanatus empezó interpretando metal melódico, pero ha incursionado en sonidos atmosféricos y hasta gore. Para marzo de 2019, publicará su segundo disco, que ya está compuesto y que también tendrá que ver con profanaciones imaginarias, las que solo se pueden hacer a través del metal extremo.

El público de Saraguro
La banda extrema Profanatus emprendió una de sus primeras giras extensas en 2013. Entonces llegaron a un bar quiteño, pero el lugar que mejor los ha acogido está en la provincia en la que viven.

Saraguro tiene una de las escenas más interesantes para conciertos, considera Jonathan. “Allí todos tienen pelo largo y son metaleros”, sonríe, “la banda que vaya, tendrá apoyo de la gente en sus locales, con la chicha tradicional y sin que dejen de escucharlos por cuestiones de género o estilo”. A esta localidad lojana suelen llegar músicos de Azuay, Imbabura, El Oro y Pichincha y las fiestas rituales han integrado a su programación al metal, además de tener exponentes propios de black metal pagano, como Atipa. Mientras contesta las preguntas de este diario, Ortiz cuenta que una flauta irlandesa podría estar entre los instrumentos que incorpore Profanatus a futuro, pero por lo pronto se mantendrán en las cuerdas y percusión además de su voz gutural.

“Queremos dejar en alto el nombre de Loja y cumplir las expectativas de quienes nos han escuchado ya”, dice sobre el concierto que la banda realizará el sábado 15 de diciembre, en el Teatro Variedades Ernesto Albán y para el que tomarán un bus durante la madrugada de este viernes.

En Loja los conciertos se dan cada tres meses en promedio, mientras que en Quito son semanales. Mortal Sin, Saratoga, Ángeles del Infierno, Rata Blanca o Anabantha son algunos de los nombres foráneos que han llegado al sur del país.

En marzo de este año, los integrantes de la banda brasileña Torture Squad postergaron el cruce de frontera entre Colombia y Ecuador (Rumichaca) por un bloqueo a causa de elecciones en el país vecino. La consecuencia fue que cancelaron su show en la capital pero a Loja sí llegaron por segunda vez, para convocar a un centenar de metaleros que llenaron El Sótano, auditorio cercano a la terminal terrestre de esa ciudad.

Las Máquinas en concierto
El segundo show de presentación del disco colectivo Máquinas de Acero se iniciará a las 17:00 del próximo sábado. El cartel está conformado por las bandas Demolisis (que viene de dar un concierto en Bogotá), Skull Crusher (Riobamba), Habamal (Ambato), Grotesto (Ibarra), Profanatus, Combativo y Priorato.

Los primeros visitaron Perú este año, donde distribuyeron 75 casetes con los temas “Thrashtorno”, “Thrash Metal Energy” y “Violent Speed Attack”, que configuran lo mejor de su metal.

Para el compilatorio grabaron “Virtual Addiction” y en su alineación figuran Marlon Calero (bajo), Mauro Gallardo (batería), Christian Calero (voz) y Andrés Jácome (guitarra). Skull Crusher estrenará el tema “Realidad Alterna” en directo y el cantante Eduardo García comenta que incluirán el tema “Agresor”, que es parte de otro compilatorio, el riobambeño Cuerdas de Acero. Rock & Metal Puruhá que fue publicado en 2014.

El guitarrista Marco Carrillo y el baterista Alexis Sandoval acompañan a García en el grupo junto a un bajista invitado. Hace tres años, un periplo de Skull Crusher por tres ciudades colombianas fue posible gracias al demo al que titularon Apocalipsis. “Instinto” es el tema más reciente de Combativo y su bajista, Rubén Rivadeneira, comenta que este los reafirma en el heavy/thrash metal que profesan pero se diferencia del disco Artillería, que les tomó dos años de producción, porque han evolucionado en estructuras musicales. Álex Obando, voz y guitarra, y Charly Ortega, en batería, completan la alineación.

Acero forjado en 2019
El productor de la revista audiovisual Telón de Acero, Ántony Lozada (quien es músico de Almetal, banda no incluida en el compilatorio) explica que Máquinas... se consolida como una propuesta que constituye “un respiro, con propuestas frescas y de calidad” en un medio hostil en el cual público y músicos suelen quejarse de la reiterada presencia de nombres locales en los escenarios escogidos.

El festival que su productora realiza ha sido seleccionado por el Ministerio de Cultura y Patrimonio durante la última entrega de fondos concursables para festivales de las artes, lo cual garantiza su continuidad el próximo año, además de la grabación de un nuevo volumen discográfico, con otras bandas del país. Cada edición, incluida la ya publicada, será de mil copias que se distribuirán en Ecuador, con miras a internacionalizar a estos artistas que ya conforman la escena. (I)

Disco colectivo

Máquinas de Acero

Las tendencias ochenteras del metal extremo integran las preferencias musicales de los miembros de Profanatus junto al neoclásico y melodías como las de los suecos Dark Tranquility. Machala, Balsas, Guayaquil, Ambato, San Pablo, Cañar, Cuenca, Zamora, Quito y Saraguro son las ciudades que han acogido sus conciertos. Y a las 150 copias de su primera placa le han seguido el millar de Máquinas de Acero.

Concierto 

Cartel de metal

Las bandas ecuatorianas Demolisis, Skull Crusher, Habamal, Grotesto, Profanatus, Combativo y Priorato cerrarán la segunda presentación de Máquinas de Acero, en el Teatro Variedades Ernesto Albán. La entrada única cuesta $ 5.  

15 agrupaciones de todo el país participan en el disco colectivo que ha producido Telón de Acero. 

El show inaugural

Fue el 9 de noviembre con Soul Steel, Letharya, Perpetua, Cerpiente, Cronos, Nebuxys, Classic Tramp e IPK.  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: