Overkill, la actitud para una veintena de discos

12 de enero de 2019 - 00:00

Desde 1980, esta banda de Nueva Jersey expone su historia en conciertos tan acelerados como sus riffs. En Ecuador debutarán con un documental en YouTube y el álbum The Wings of War, a punto de estrenarse.

Presentado ante la multitudinaria audiencia del Wacken Open Air 2007 como “el mejor cantante del thrash metal” por el bajista alemán Marcel “Schmier” Schirmer, a la voz de Overkill no le faltan amigos en un género que se ha caracterizado por su fidelidad compositiva.

Bobby “Blitz” Ellsworth recibió con discreción el elogio de una pieza clave en la trilogía teutona del thrash (Destruction,  Sodom y Kreator), pero ya en 1982 se distinguía entre sus colegas con el tema “No Holds Barred”, grabado en el compilatorio Metal Massacre II (Metal Blade Records) que empezaba a marcar hitos en el mapa estadounidense de su estilo.

Allí, alimentados por el intercambio de cintas entre las costas pacífica y atlántica, bandas como Overkill, Hirax o los canadienses Voivod difundieron miles de maquetas que tenían su eco en fanzines de época, blanquinegros como los anuncios en que también aparecían o las listas de agradecimientos en discos y casetes de otras bandas.

Antes de dejar los discos colectivos y ser fichados por Megaforce Records, los de New Jersey sabían que su sonido era diferente al de la franciscana Bay Area (Exodus, Testament o Metallica).

La muestra de aquello es la forma en que el bajista D. D. Verni, el guitarrista Bobby Gustafson y el baterista “Rat” Skates compusieron el redondo Feel the Fire para mediados de los ochenta. “Blitz” lo ha descrito con una constatación geográfica: “El thrash de la costa este era identificable por su actitud; mientras que el del oeste lo era por su sonido”.

Él y D.D. se habían conocido en 1981, tres años antes de firmar un contrato discográfico y seis antes de empezar a cobrar por su música. Hispanos, europeos, asiáticos y locales eran convocados por Overkill, pero se trataba de un público crecido al son de New York Dolls, Ramones, Dead Boys e Iggy Pop.

La influencia británica (Black Sabbath, Judas Priest y hasta Jethro Tull) quedó resumida en piezas como “Fear His Name”, del disco Taking Over (Megaforce, 1987) y entonces pasaron “del culto” a la referencia y leyenda.

Hace tres décadas nombraron a un álbum The Years Of Decay (Atlantic & Megaforce, 1989) pero ahora —que debutarán en Ecuador con una veintena de discos de estudio y 39 años de historia— traen la fuerza de una nueva obra ya grabada y una serie documental estrenándose.

The Wings of War es el nombre de la placa que Nuclear Blast publicará el próximo 22 de febrero y de la que ya se puede escuchar el sencillo “Last Man Standing”. Además, el sello con base en Alemania está publicando en segmentos semanales -a través de su canal en YouTube- el documental Welcome To The Garden States, cuyos testimonios abordan los orígenes de Overkill.

La alineación que llegará a Buenos Aires a fines de este mes -y que continuará su periplo en febrero por Santiago, Asunción, Lima, Quito, Bogotá y San José- está compuesta por “Blitz” Ellsworth, D. D. Verni, el recuperado baterista Jason Bittner y los guitarristas Dave Linsk y Derek Tailer.

El cartel para Quito
El jueves 7 de febrero, la Estación de Cristal del Teleférico capitalino espera a 800 espectadores del debut nacional que harán los trashers Overkill. Los acompañará un trío muy fiel a su estilo, Extreme Attack, y los practicantes del grindcore/death metal Chancro Duro. La entrada tiene un costo de $ 41. (I

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: