… Y el desperdicio de alimentos

- 13 de septiembre de 2018 - 00:00

“821 millones de hambrientos” titula El Telégrafo  y en el subtítulo destaca que “Por tercer año consecutivo el hambre aumenta en el planeta. El cambio climático afecta a la agricultura. Paralelamente sube el número de obesos”. Sin duda, noticia preocupante y que debe llamarnos profundamente a la reflexión.

El tema pasa por la pésima distribución de la riqueza (que de esto no se vanaglorien los comunistoides, socialistoides y sigloveintiuneros, porque a ellos también les interesa la existencia de esos factores). Si “solo” se desperdiciaran 430 o 479 millones de toneladas (según las cifras publicadas), la tierra ya no tendría hambrientos. Y los gordos y el cambio climático no serían tomados en cuenta. ¿O no?  (O)

Jorge A. Gallardo Moscoso

 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: