Vía Calacalí - Río Blanco

- 13 de marzo de 2018 - 00:00

Una crisis personal es superable cuando se reconoce la falta y se corrige el error, pero persistir en los mismos errores y no hacer nada es “irresponsabilidad”. Los gobiernos autónomos provinciales han perdido tantas competencias que las alcaldías, juntas parroquiales y gobernaciones han desplazado a este organismo burocrático convirtiéndolo en un elefante blanco.

El cierre de la vía Calacalí-Río Blanco es frecuente: deslizamientos de tierra, árboles y rocas que se han cobrado la vida de mucha gente y las  autoridades de turno saben de los problemas en los kilómetros 28, 36, 41, 43, 57, 68 y 72, donde el peligro es permanente, además de la rotura de la mesa en los kilómetros 35, 43 y 72.

Las prefecturas tienen como función principal el ordenamiento territorial, vialidad rural, obras en cuencas y microcuencas, sistemas de riego, actividades agropecuarias y productivas. El sistema vial del país está en crisis. ¡No hay carreteras seguras! Pichincha está abandonada.  

Dr. Rodrigo Contero Peñafiel