Señor Director y Sub. Director

28 de junio de 2011 - 00:00

Quien suscribe es un ciudadano común y corriente que trata de mejorar las cosas en este país, convencido de la revolución ciudadana liderada por el compañero ciudadano Presidente Rafael Vicente Correa Delgado y luchando desde mi trinchera para colaborar con el proceso. Debo informar lo siguiente sobre una amargura vivida en el Registro de la Propiedad de Guayaquil:

1.- Al ingresar, el primero en recibirte es un guardia que te revisa la maleta, cual agencia de banco, en fin asumamos que es por medidas de seguridad. Posterior, al acercarme a información y al hacer la consulta respectiva me dijeron rápidamente: "Llene esto y vaya a caja", sin mayor detalle o explicación llené el documento a mi criterio.

Al acercarme a caja estaba una señorita llenando una papeleta de depósito, hablando por celular, muy distraída, en fin haciendo otras cosas pero menos atendiéndome y poco más hay que pedirle de favorcito que te atienda; ah y para rematar alguna gente esperando. Como era de esperar llené mal el papel, lo volví ha llenar con las escuálidas indicaciones de la chica de caja. Entonces le pregunto al Abg. William Andrade, ¿esto es una atención muy cordial? Por lo menos yo no fui atendido cordialmente.

2.- Me entregaron un ticket en el cual constaba "Su trámite estará terminado el: 21/06/2011". Pues informo que hasta la presente no está listo, incluso supuestamente estará para mañana después de las doce. Complementando la idea, obviamente como "buenos" servidores públicos el día que fui a retirar y me dijeron que no estaba listo la chica de entrega me informó que tenía que conversar con los asesores; el guardia me da un turno y me dice pero venga después de las dos. Qué coraje, faltaban dos horas. Está bien, esperé. Cuando me atendió el asesor me informó que les disculpara que hay "mucho trabajo" y "está listo para mañana, pasado las cuatro de la tarde" (23/jun/2011). Está bien, comprendí. Efectivamente estuve hoy a las cuatro y media y en caja la chica me dice "esto no está listo" venga mañana después de las "doce". Entonces, pregunto al Abg. William Andrade, ¿esto es una evidente eficiencia? 

3.- Lo que realmente me indignó es que al salir una señora me dice "Tenga, amigo, para que lo lea", entregándome una carta del Ab. William Andrade dirigida al Director del Diario El Telégrafo, hablando de una serie de cosas referente al Registro de la Propiedad, entre las cuales el menciona "fui atendido muy cordialmente y con una evidente eficiencia". Me volteo y le digo a la señora que me entregó el papel: "Esto es cierto" señalando las palabras del Ab., y le expliqué mi caso. Respondiéndome: "hable con el señor", refiriéndose a un caballero que se hallaba frente a mí. Este señor se queda callado y no dice nada. Del coraje hasta arrugué la volante y dije en voz alta "esto no es ninguna eficiencia". Y para poner la cereza al pastel por todos lados del Registro, cual patio de comidas hay anuncios refiriéndose a la "eficiencia del Registro" del "buen servicio al cliente". Como respuesta un señor anónimo con coraje y decepción, me dice: "amigo, yo también llevo tres días en esto".

Dejo claro que no tengo el agrado de conocer al Sr. Abg. William Andrade Vicuña, por sobre todo respeto su opinión, pero creo que el caballero está equivocado porque esa no es la realidad del Registro de la Propiedad de Guayaquil, salvo el caso que en su carta dirigida a usted no se refiera al Registro de la Propiedad de Guayaquil, ya que en su carta por ningún lado lo menciona.

Señores Diario El Telégrafo les pediría que manden un equipo investigativo y hagan algo muy simple. En un momento determinado vayan al Registro de la Propiedad de Guayaquil y a los ciudadanos que se hallan recibiendo el servicio, hagan una encuesta sobre la calidad del mismo y el servicio al cliente, algo muy simple y veremos las respuestas. Si gustan, sin remuneración alguna yo les colaboro diseñando, ya que tengo mención en estadística y cursos de servicio al cliente.  

Saludos cordiales,
Pedro Castro