Negociazo del transporte aerosuspendido de Guayaquil

- 16 de junio de 2019 - 00:00

De acuerdo al excelente reportaje de Expreso del lunes 10 de los corrientes, del costo del proyecto ($ 134 millones) el Municipio aporta con $ 114 millones (85%)  y la concesionaria solo $ 20 millones (15%).

En cambio, sin aportar un solo centavo a favor del Municipio, la firma francesa se lleva un ingreso de $ 10 millones anuales. La inversión de la firma francesa será recuperada en hasta tres años de operación. Por lo general un inversionista arriesga su capital con la esperanza de retorno en 6 a 8 años.

Todo lo dicho se basa en las cifras citadas en el estudio correspondiente que establece en 40.000 los usuarios diarios, que pagando $ 0,70, rendirán $ 28.000 al día, lo que al año significará $ 10’220.000 al año.  

De eso se desprende que: 1.- si el rápido retorno de su inversión se establece en solo 2 a 3 años, bien se podría replantear el convenio para que la recuperación pueda ser en 3 a 5 años y estableciendo una rebaja del pasaje a $ 0,50, lo que volvería más atractivo el uso del sistema.

El ingreso de la concesionaria se afectaría en este mismo porcentaje, es decir que sus ingresos serían de $ 7 millones en lugar de $ 10 y la recuperación de su inversión se producirá en algo más de 3 años.

2.- Con estas cifras ¿qué le queda al Municipio de Guayaquil? Pues nada, porque no se establece en el convenio ninguna participación de los ingresos, pero sí en el aporte del 85% para desarrollar el proyecto. Esto es absolutamente injusto e inequitativo.

Y 3.- ¿Por qué no seguir el modelo de la ciudad de Medellín, que cuenta con un sistema municipal de transporte urbano efectivo, sin pérdidas y que ha dado muy buenos resultados en favor de sus ciudadanos? (O)

Ing. Jorge Nazri Adum Bravo