La cabeza de Correa

- 01 de agosto de 2018 - 00:00

Es un clamor general contra Correa, pues muchos se perjudicaron al cumplir leyes, pagar impuestos y obligaciones, y las normas a favor del usuario.

Se abolió el trabajo precario y  abusos que los dirigentes jamás cuestionaron, pero lo peor fue “despilfarrar” el dinero en educación y salud para los sectores populares, con escuelas, colegios, becas, hospitales, centros médicos, etc. y obras para el desarrollo nacional, así como controlar que en educación y salud se cumplan deberes y no se “pierdan” los medicamentos, sancionando los  paros violentos que detenían la economía nacional, pero por fin se puede “trabajar” con tranquilidad, sin regulaciones molestosas. (O)

Atentamente

Ma. Anunzziata Llerena Naranjo