Carta al Director

29 de junio de 2011 - 00:00

Un llamado a las autoridades educativas quisiera presentar enérgicamente cuando aún, a pesar de las prohibiciones existentes por el Ministerio de Educación, hay planteles educativos que siguen realizando la venta de tablas de bingo y pidiendo dinero para la compra de los premios que entregan. El problema fue debatido a la saciedad y rechazado desde todos los sectores. En esta ocasión la ilegalidad está en la escuela de mi hijo ubicada en el centro de la ciudad y en el colegio de mi otro hijo mayor, ubicado en el sector de Los Ceibos -deliberadamente omito los nombres de los planteles a temor de las represalias que puedan tener-. Todo inicia por pedido del director y rector hacia el comité de padres de familias para que organicen una de estas actividades con el fin de realizar obras prometidas, pero que no se cumplen. Los dineros recaudados entre venta de tablas, tómbolas, comidas, etc. no es manejado por el fondo del comité  que, por lo menos, estaría al frente de la mejora del plantel, sino por el mismo directorio, que para mí es otra ilegalidad.


Sergio Coronel Zamdulbide