90 años es mucho tiempo, pero felizmente ya está terminando

19 de septiembre de 2011 - 00:00

Desde que un comerciante adinerado compró una imprenta quebrada donde se imprimía El Universal, ahora diario El Universo, el país y la ciudad hemos tenido que soportar el  arbitrario  poder de la familia del improvisado periodista de los años 20.

Y debemos celebrar este cambio de la historia política nuestra como si fuera el invento de la imprenta, porque, suceda lo que suceda, ya no nos quedará el miedo a los remitidos y rumores “tumba y ponegobiernos”, para favorecer los intereses de los caducos oligarcas del siglo XX, o de los mercenarios en Ecuador que celebraron  la vergüenza que causó Uribe a su patria, bombardeando un país desarmado, que acoge a miles de campesinos pobres, con el pretexto de matar a unos guerrilleros colombianos.

Todavía en la edición del 90 aniversario del 16 de septiembre de 2011, la empresa El Universo reproduce los titulares entreguistas de 1941: ESTAMOS EN GUERRA CON EL PERÚ, en lugar de EL PERÚ INVADIÓ AL ECUADOR, o como calificó a la masacre del 15 de noviembre de 1922: EL SACRIFICIO DE UN PUEBLO, HORA DE LUTO Y DE LÁGRIMAS, sin señalar el crimen de la plutocracia de la época.

Esto tiene su explicación en la concepción de libertad de expresión que tenía  su fundador Ismael Pérez Pazmiño, publicado este aniversario del diario (Pág. 3): El Universo entiende que su independencia económica es condición esencial para su independencia editorial y política.

Y claro que se ganó su independencia económica con el lema de EL RETRATO DE LA VÍCTIMA, defendiendo a los banqueros prófugos en Miami, y en cuanto golpe de Estado tramado hubo en este país.

Luis Marín-Nieto.
C.C. 0900309964