La buena pluma periodística cuida el detalle y la esencia

- 25 de noviembre de 2018 - 00:00

El lector no tiene por qué recibir textos o infografías incompletas, imprecisas y peor erróneas, no es su deber investigar datos que se le quedaron en el “tintero” al periodista que no cuidó de la esencia y del detalle del contenido.

El lector no tiene por qué confirmar datos o nombres para entender un hecho y no terminar confundido, como ocurrió en la página 5 del jueves, en la nota “Ecuador elegirá a 5.682 autoridades”, relacionado con la convocatoria del Consejo Nacional Electoral (CNE) a los comicios seccionales y de los integrantes del nuevo Consejo de Participación Ciudadana, el próximo 24 de marzo de 2019.

Si bien la infografía a 6 columnas es rica en datos sobre el número de alcaldes; concejales urbanos y rurales; vocales de juntas parroquiales rurales; y prefectos y viceprefectos que se elegirán, al periodista se le olvidó un gran detalle: en ninguna parte de la infografía o del texto se señala que son 13’261.994 los ciudadanos con derecho a ejercer el voto, según el padrón actualizado del CNE.

Suena casi igual, pero no es lo mismo

La falta de precisión también se reflejó en la página 3 de la edición del jueves, en la nota titulada: “Contratos de Judicatura, con irregularidades”, que se refiere al informe de Contraloría a las operaciones administrativas del CJ en tres años.

En el último párrafo, el periodista publica que “otros contratos revisados fueron los de la compra de mobiliario y los de las pólizas de seguros de autos”. Pero, en el destacado señala: “Contratos de compra de inmobiliario y de aparatos que no se usaron fueron hallados por la Contraloría General del Estado...”

Vale precisar que mobiliario es todo bien (mueble) que se puede mover de un lugar a otro: televisor, computadora, carro... En cambio, lo inmobiliario es lo fijo, lo que no se puede trasladar, son bienes raíces como: casas, terrenos, edificios...

El uso de los términos debe ser preciso

El miércoles pasado, en la página 16, en la nota titulada “Ecuador fortalece plan Iberoamericano sobre los derechos de discapacitados”, el periodista no empleó el término incluyente y adecuado.

Por desconocimiento, no por mala fe, el periodista no utilizó la expresión correcta que es “persona con discapacidad”, una  terminología que está sustentada en la “Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad”.

Lamentamos aquello y presentamos las debidas disculpas.

En todo caso, periodistas y editores deben garantizar el control de la calidad para evitar ciertos deslices que parecen detalles, pero que al final terminan siendo parte de lo esencial.

Expertos en letras destacan que “para ser un buen escritor es necesario ser un buen lector”. Esto deberíamos adoptarlo como nuestro los periodistas.
______________
Defensoría de las Audiencias, artículo 73 de la Ley de Comunicación.

Nelson Silva Torres
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Defensor del lector

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: