Más de tres días toma a un venezolano llegar al Ecuador. Les entusiasma recibir un sueldo en dólares y por eso quieren quedarse en este país. La mayoría logra enviar al menos 20 dólares mensuales a su familia en Venezuela. Para los inmigrantes ese monto es un estímulo, ya que cambian cada dólar por 3'300.000 bolívares en el mercado negro. Los venezolanos que han migrado buscan una mejor vida en países como Ecuador. Nuestro país se ha convertido en una suerte de trampolín para tomar fuerza y reconstruir su nación.

Rostros y
miradas de
la migración

Puntos
de vista

"Ecuador es una zona de paso para los venezolanos"

Fernando Guerrero

Sociólogo

Las condiciones económicas, sociales y políticas influyen en la migración de la sociedad venezolana. Ecuador es una zona de paso hacia Perú y Chile. En el caso de Venezuela, la gente está desplazada; por eso, las Naciones Unidas y Acnur llamaron la atención para que los Estados consideren esta salida como una migración forzada. La mayoría de las migraciones por desigualdad social son forzadas. A esto se suma la inseguridad y violencia, sobre todo en las grandes ciudades de ese país que impulsan la salida de los migrantes.

Las migraciones no son fenómenos de corta duración; se mantienen en el tiempo porque se crean redes y los procesos fluyen. Si las condiciones en Ecuador mejoran, serían una atracción, por ejemplo, para los migrantes. En el ciclo migratorio hay periodos de salida, asentamiento, consolidación y estabilidad.

"Los venezolanos sacrifican el salario básico a costa de tener trabajo"

Javier Gomezjurado

Doctor en Ciencias Políticas y Sociología

La migración no es un fenómeno nuevo; sin embargo, la llegada de ciudadanos venezolanos se agudizó con el gobierno de Nicolás Maduro. Una primera tanda que vino al Ecuador pudo conseguir trabajo e incluso que sus hijos ingresen a escuelas y colegios del país, además envían remesas a sus familiares. Otra, en cambio, se aventuró y la gran mayoría no se pudo insertar por la competencia natural del mercado laboral ecuatoriano. Por ello, los venezolanos optaron por trabajos más informales que resultan inconvenientes para la vida cotidiana del ecuatoriano, ya que venden en parques, calles e incluso en las esquinas limpian parabrisas.

En cambio, hay una tercera oleada que llega de "paso" porque ya no encuentra trabajo en Ecuador. Hoy, los grupos de venezolanos son competencia para los ecuatorianos que buscan un salario. Los venezolanos sacrifican el salario básico a costa de tener este trabajo.

Venezuela
tiene voz



Emergencia en
la frontera norte