AFP








El boom del ladrillo destruye los pocos espacios protegidos, libres de construcciones, en Cataluña, Andalucía y en las islas Baleares. Greenpeace denuncia daños medioambientales.