El Telégrafo - AFP

AFP

La ayuda humanitaria en los puestos limítrofes permite que los migrantes lleguen a su destino. En el lugar piden refugio para poder estar en el país de forma legal.








Desde el 2000, los dos países han organizado veinte tandas de reuniones familiares, a medida que las relaciones bilaterales iban mejorando. Pero el tiempo apremia. De los 130.000 coreanos que solicitaron participar en estos encuentros, solo quedan vivos menos de 60.000.