Redacción Intercultural

El telar de cintura fue usado por las civilizaciones precolombinas de América. En Azuay y Cañar, los cañaris eran expertos en la confección de ponchos, paños y fajas; era un oficio para mujeres y hombres.

Sábado, 26 Mayo 2018 14:37

Encantos del Palacio Real

Esta comunidad está en la parroquia Calpi de Riobamba, donde Simón Bolívar durmió una noche en uno de sus viajes al nevado Chimborazo. Las 80 familias del lugar son agricultoras y crían camélidos andinos, especialmente la llama, conocida como la “reina de los Andes”. También tienen un museo especializado en sus productos.

La Plaza Calderón, en el centro histórico de Cuenca, será el punto de encuentro de 120 artesanos de confites. También habrá quema de castillos pirotécnicos.

Las casas de caña son parte del tesoro del montuvio. Estas se engalanan con el verdor de los arrozales y sus animales silvestres. No puede faltar la hamaca.

Años atrás esta tradicional actividad se realizaba en las plazas públicas, donde los aficionados formaban un círculo para alentar al ave de su elección. El Código Orgánico Ambiental dispone que se regulen estos espacios.

Este trabajo realizado por mujeres residentes en el sector de Nigeria, Isla Trinitaria, evoca las tradiciones, costumbres y raíces de los afrodescendientes en Guayaquil.

La comunidad afrodescendiente de este cantón, que llegó para ayudar con el ferrocarril a inicios del siglo pasado, proyecta también un centro cultural.

Pese al modernismo, esta tradición sigue intacta. En Manabí, donde nació, se lo declaró ‘Manifestación de la Identidad Cultural del Pueblo Montuvio de Manabí’.

La chalina roja sobre sus hombros y el sombrero de paño negro son las piezas que resaltan en su atuendo. Con una gran sonrisa, Kaya Chiguano, conocida como la “Princesita Indígena”, entona canciones en quichua.

Los líderes de las comunidades aborígenes combinan los saberes milenarios con las nuevas formas de organización social.