Jueves, 12 Noviembre 2015 00:00 Tele Mix

Recientemente fue felicitada por juan luis guerra por un ‘cover’ suyo

Luz Pinos alista su disco debut Mariposa azul

Luz Pinos tiene una licenciatura en música y alista otro título en arte terapéutico para servir a niños y adultos mayores. Eduardo Escobar / El Telégrafo
Luz Pinos tiene una licenciatura en música y alista otro título en arte terapéutico para servir a niños y adultos mayores. Eduardo Escobar / El Telégrafo

Recientemente fue felicitada por juan luis guerra por un ‘cover’ suyo

Rafael Veintimilla Aragundi / Telemix

Cada vez que Luz Pinos canta ‘Mariposa azul’ expresa una fusión de cadencia, sensibilidad, melancolía y hasta paz, que quizás solo ella pueda entender. Transmite lo que siente en cada verso que interpreta con un registro característico en las cantantes mezzosoprano.

Suena muy melódica, dulce, pero tiene un trasfondo que pocos conocen. Hace un par de años su abuelo Mario Pinos Cordero sufrió una caída que le causó un derrame cerebral, mientras ella estudiaba en The New School for Jazz and Contemporary Music en Nueva York, la ciudad estadounidense donde reside hace 5 años.

“Falleció el 12 de diciembre de 2013. Aunque vine para su funeral, no pude despedirme de él. Teníamos un vínculo especial y fue quien me enseñó el valor de la familia y del trabajo. Después de su deceso siempre veía una mariposa azul alrededor mío y aunque sé que no es él, siento que es una forma de representar su presencia. Con esa mariposa siento que me acompaña. De ahí surgió en mi mente el estribillo: desde que te fuiste/ desde que no estás/ una mariposa azul/ vuela en todo lugar”, relata la cantante, quien nació el 30 de enero de 1992 en Cuenca, pero a los pocos meses su familia se trasladó a Cochancay (La Troncal, Cañar) hasta que cumplió 6 años y desde entonces vivió en Guayaquil.

La versión de ‘Mariposa azul’, que por el momento se aprecia en su canal de YouTube, es acústica e íntima. Ahí Luz aparece acompañada por su voz, unos ‘egg shakers’ (huevitos de percusión) que agita con su mano derecha y la guitarra de palo que toca Eduardo Ballén. Instrumentalmente tiene un híbrido de folclor latinoamericano, con un guiño que, sin proponérselo, conduce sutilmente al bossa nova.

‘Mariposa azul’ también es el nombre del disco que ella está produciendo con 10 canciones. La versión de este sencillo en el álbum tendrá también piano, flauta, saxofón soprano, percusión y contrabajo. “Cada canción será muy distinta de la otra. Una de ellas es ‘Mozo’, que será un danzón, un ritmo cubano que requiere instrumentos de viento, con flauta, violines y timbales. También alisto otro sencillo que se llama ‘Canción para Marina’. Está dedicada a mi sobrina que nació hace 8 meses. Incluso el disco también tendrá un pasillo compuesto por mí que se llama ‘La espera’”, revela la artista que antes del canto estudió baile contemporáneo en la academia Pam Danza Teatro, de Pamela Hidalgo, desde los 12 hasta los 18, como contraparte al entonces deseo de Evangelina García, su madre, de que practicara deportes.

“Practiqué tenis de mesa y de campo, también triatlón, pero lo mío siempre fue el arte. Estudié en el conservatorio Rimsky Korsakov”, revela Luz, a quien en su entorno familiar la llaman ‘Lucy’ y le apasiona la música nacional, especialmente la de Julio Jaramillo.

Y aunque estudió en una universidad de jazz y vive en Nueva York, sus influencias son más latinas que anglosajonas. Entre sus referentes constan Mercedes Sosa y Simón Díaz, conocido por componer ‘Caballo viejo’. Otros son Juan Quintero y Juan Luis Guerra. Este último felicitó hace poco por Twitter a la cantante ecuatoriana por el ‘cover’ que ella subió a YouTube de la canción ‘Amapola’, acompañada por el cuatrista venezolano Jorge Glem.

“Yo había escuchado la versión de ‘Amapola’, que hizo Juan Quintero. Probé con una mía, pero no imaginé que les gustara a Juan Luis Guerra y Roger Zayas, de los 4:40”, recuerda Luz, quien emprendió la campaña ‘Indiegogo’ para la grabación de su disco, que más allá de financiar la producción establecerá vínculos íntimos con sus fans, quienes serán testigos paso a paso de la elaboración del disco, a través de Skype e incluso en el estudio.

“La idea es que ellos sean partícipes de la producción del disco. Consiste en pagar una gratificación vía Skype donde yo me comunico con los fans que lo adquieran. Incluso puedo dar shows privados en su casa. Quienes se unan al proyecto conocerán detalles del disco. Es una campaña válida para Ecuador y Nueva York, que estará vigente hasta diciembre”, explica sobre el disco que estará listo entre mayo y julio próximo. (I)

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense