Los dispositivos anticensura están en la mira de la 'Gran Muralla informática' china

- 09 de agosto de 2017 - 00:00
En China, cientos de portales extranjeros, así como redes sociales, se encuentran bloqueados para la gente.
Foto: internet

Millones de personas en el país asiático deben recurrir a redes privadas virtuales para acceder a portales prohibidos por el Gobierno. Empresas como Apple decidieron quitar apps de sus tiendas.

Pekín declaró la guerra a los dispositivos que permiten evitar la censura en internet por lo que empresas e internautas temen, tras la reciente capitulación de Apple, que desaparezcan esos ‘túneles’ bajo la ‘Gran Muralla informática’ de la red china.

Según diferentes estimaciones, varias decenas de millones de personas recurren en China a redes privadas virtuales (VPN) para conectarse a páginas o redes sociales bloqueadas por las autoridades, como Facebook, Twitter, Google y numerosos medios extranjeros.

Tras años de tolerancia, el Gobierno endureció su posición: en enero anunció su intención de prohibir el uso de las VPN no autorizadas y la exigencia de autorización para los desarrolladores.

Como consecuencia, el estadounidense Apple suprimió a finales de julio de su app store china la mayoría de aplicaciones que permiten acceder a una VPN, alegando nuevas reglamentaciones.

Un golpe para los internautas chinos, entre los que muchos critican la capitulación de Apple y que fortalece los rumores de que Pekín se dispone a restringir drásticamente el acceso a las VPN.

“Ya se habló varias veces de una campaña contra los VPN y las empresas, tanto chinas como extranjeras, están acostumbradas a las perturbaciones”, ya que algunas VPN son bloqueadas temporalmente por las autoridades, explica Graham Webster, investigador de la facultad de Derecho de Yale, en Estados Unidos.

“Pero esta vez parece muy diferente”, dice con preocupación durante una entrevista con la AFP.

Las señales de endurecimiento se multiplican: a varios hoteles de lujo de Pekín que proponían a su clientela un acceso a internet sin censura se les ha obligado a dejar de hacerlo.

El jueves pasado, un servicio chino de almacenamiento en la nube anunció a sus usuarios que, por orden de las autoridades, iba a tener que cerrar y señalar a las autoridades quiénes de sus clientes proveen VPN.

Empresas y usuarios nerviosos

“Bloquean el único modo de ver series estadounidenses y de mantener el contacto con mis amigos de Facebook”, lamentaba un usuario de la red de microblogs Weibo.

Las empresas comparten el nerviosismo de los usuarios, ya que se desconoce la amplitud de la nueva reglamentación e ignoran qué impacto tendrá en sus actividades.

En un sondeo reciente, casi la mitad de las firmas europeas se mostraba preocupada por el impacto económico de un endurecimiento, puesto que la censura actual de la web ya obstaculiza sus beneficios.

“El éxito de nuestras empresas depende de un acceso instantáneo a la información y a la posibilidad de comunicar con rapidez”, confirma a la AFP William Zarit, presidente de la Cámara de Comercio estadounidense en China.

Capacidad para cerrar todo

No obstante, para James Gong, experto en el medio cibernético chino de Herbert Smith Freehills, el endurecimiento de la reglamentación no estará dirigido a los usuarios profesionales.

“El Gobierno tiene la capacidad para cerrar todo, pero no es su objetivo. La idea es más bien que todo el tráfico pase por los operadores de telecomunicaciones chinos, para estar al tanto de todas las conexiones”, indica Gong.

Paul Triolo, experto de Eurasia Group, comparte esta opinión. El objetivo sería “saber quién se conecta a cada sitio y bloquear ciertos accesos, si es necesario”.

El Ministerio de Industria y Tecnologías de la Información chino explica a la AFP con poca elocuencia que las empresas solo estarían autorizadas a suscribirse a los servicios VPN ofertados por operadores de telecomunicaciones establecidos en China y que respeten reglas.

“Es muy improbable que el acceso a las VPN se bloquee totalmente”, considera Webster. “Pero recurrir a esos dispositivos será más costoso y estará mucho más controlado por el Gobierno”. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: