El 38% de refugiados colombianos está fuera del sistema educativo, según Acnur

26 de noviembre de 2014 - 16:27
El investigador Raúl Moscoso, coordinador del estudio, explicó las condiciones en las que se encuentra la población colombiana en el país. Foto: John Guevara / EL TELÉGRAFO

En el Ecuador se han registrado 147.000 solicitudes de refugio por parte de ciudadanos colombianos entre 2006 y 2013. De las cuales fueron aceptadas 54.500; de este grupo, el 30% vive en Quito. 

Esas son algunas de las cifras que se desprenden de un estudio denominado Más allá de las Fronteras, elaborado por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), que analizó la situación en la que se encuentra este grupo humano.

Julio Echeverría, director del Instituto de la Ciudad -organismo que apoyó en el estudio- señaló que Colombia es el país con mayor número de desplazados en el mundo, mientras que Ecuador es el país que más los acoge.

La investigación se desarrolló en una muestra de 1.856 personas de esa nacionalidad. Se determinó que el 96.90% de refugiados reconocidos y solicitantes de asilo desean gozar de la condición de refugiado en el país.

Por otro lado, el 78,80% de los refugiados reconocidos solicitó alguna vez la naturalización en el país; mientras que el 84.00% de los colombianos rechazados o inadmitidos realizaron este trámite.

En la investigación también se analizan las razones por las cuales los extranjeros no han solicitado asilo en el Ecuador. Entre los principales circunstancias se señala que no sabían que tenían esta posibilidad, porque hubo mala orientación institucional, porque no desean acercarse a las autoridades e incluso por miedo a ser deportado.

John Fredrikson, representante de Acnur en Ecuador, señaló como imperante la necesidad de buscar soluciones a la población refugiada. Indicó que las cifras de la Cancillería detallan que del total de ciudadanos en condición de asilado, el 70% corresponde al país vecino del norte.

Sobre las características demográficas de la población, el estudio reveló que un 68% se considera mulato; 15%, blanco; 11%, negro; 5%, mestizo y el 1%, indígena.

Los índices de asistencia de este sector fueron otras de las variables que se analizaron. El 38,97% de los refugiados reconocidos y solicitantes de asilo, se encuentra fuera del sistema educativo; esta situación es similar en el 73,21% de los colombianos en condición de solicitud rechazada.

Fredrikson recordó que la mayoría de casos, los extranjeros no estudian porque tienen que ayudar en el hogar y se dedican al trabajo. En otros casos, los alumnos abandonan la escuela porque no cuentan con documentos.

"El derecho de la educación no se lo puede negar a nadie, incluso a la gente que no cuenta con estatus legal. Está establecido en la Constitución, aún así un alto porcentaje de niños y jóvenes no estudia", concluyó Fredrikson.

El investigador Raúl Moscoso, coordinador del estudio, resaltó que la mayoría de colombianos que reside en el país, se encuentra en la edad productiva, por lo que también representa una importante fuente de empleo.

De ahí que un gran número se dedica a actividades relacionadas con puestos comerciales, bares y en otros casos crea negocios propios.

Sin embargo, algunos ciudadanos creen que todavía necesitan más apertura por parte de las autoridades para lograr abrirse espacio en el área laboral. César Huila, líder de una organización de comerciantes, narró que hace varios meses un agente metropolitano le confiscó sus artículos, en el centro de Quito.

A pesar de que inició los procesos legales, el caso no se inició. "Los colombianos somos emprendedores, pero no se puede trabajar así. Yo estoy en proceso de legalización, pero mientras tanto tengo que ganarme la vida", cuestionó el extranjero.

Ante esta situación, secretaria Metropolitana de Inclusión Social, señaló que "es necesario llegar a acuerdos binacionales para mejorar la calidad de vida de los refugiados".

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: