Viernes, 11 Agosto 2017 10:14 Sociedad

Resurge en Marruecos el problema del acoso a las mujeres

Resurge en Marruecos el problema del acoso a las mujeres
Foto: Captura de pantalla
Agencia AFP

Un video de 10 segundos, que fue difundido en las redes sociales, muestra la persecución que vive una joven por parte de un grupo de hombres que intenta rodearla en una avenida de Tánger (en el norte).

Ella, que está vestida con pantalones vaqueros y una camiseta, al notarlo corre y cruza la calle de forma apresurada. Luego detiene su marcha.

Las imágenes provocaron que el  problema del acoso a las mujeres en Marruecos vuelva a ser debatido.

Desde la publicación de la escena diversas reacciones han sido subidas en las redes sociales. Algunos las desaprueban y otros critican a la víctima considerando su vestimenta “indecente”.

“Puede desnudarse si quiere, ¡pero no en nuestra ciudad conservadora!”, escribió un internauta. “Tuvo lo que se merecía”, dijo otro.

Pero los medios locales y defensores de los derechos humanos condenaron inmediatamente el acoso a la joven.

En un país que se presenta, según los discursos oficiales, como adalid de un islam tolerante y donde las mujeres no están obligadas a llevar el velo, caminar sola por la calle es a veces una odisea: sufren comentarios desagradables e insultos.

“Estoy tan escandalizada por esta agresión violenta y colectiva como por las reacciones que señalan a la víctima como culpable por su vestimenta supuestamente provocadora”, declaró Nouzha Skalli, militante por la igualdad de sexos y exministra a cargo de los derechos de las mujeres.

El acoso en las calles no es delito

Mustapha Ramid, ministro de Estado encargado de los derechos humanos, puntualiza que la ley marroquí “condena el acoso a las mujeres en el trabajo, pero no en los espacios públicos”.

Sin embargo, asegura que un proyecto de ley “completo” que penaliza la violencia contra las mujeres, que incluye por primera vez el acoso en los lugares públicos, está siendo adoptado en el Parlamento.

Mientras tanto, los medios alertan sobre este fenómeno. “La persecución colectiva de una joven marroquí vuelve a poner en primer plano el problema del acoso sexual”, escribe el sitio de información Hespress.ma, el más leído del reino.

“El acoso sexual, ¿un deporte nacional en Marruecos?”, se pregunta por su parte el portal Ladepeche.ma.

En términos de violencia de carácter sexual o sexista, Marruecos presenta un balance lamentable: casi dos de cada tres mujeres marroquíes son víctimas de violencia, según cifras oficiales. Y los sitios públicos son los lugares donde la violencia física contra ellas es más evidente.

“Es una verdadera crisis de valores en nuestra sociedad”, dijo preocupada Khadija Ryadi, expresidenta de la Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH), y premio de la ONU por los derechos humanos en 2013.

“Hay mujeres agredidas en la calle, humilladas, insultadas. A determinadas horas de la noche, se convierte en un estado de sitio para ellas”, agregó.

Hegemonía del hombre 

En el centro de Rabat hay pocas mujeres sentadas en las terrazas de los incontables cafés que dominan el famoso bulevar Mohammed V.

“¡Y aún así! Estamos en un barrio más bien chic. En los barrios populares, ¡las mujeres están excluidas del espacio público!”, critica Sara, una habitante del barrio. “Esto da una idea de la hegemonía del hombre”.

Una “cultura tradicional” que considera el espacio público reservado a los hombres y “la presencia de las mujeres como una intrusión indebida”, explica Nouzha Skalli.

De fondo, las contradicciones de una sociedad que se debate entre modernidad y conservadurismo.

Por un lado, “la liberalización de las costumbres que legitima el atractivo sexual para las chicas y libera de culpa al flirteo”; por otro, “la propagación de una ideología misógina y agresiva, que las acusa de vestirse de manera provocativa y las considera responsables”, analiza la exministra.

En los últimos años, varios casos de agresiones protagonizaron titulares, especialmente en las playas donde las mujeres dudan cada vez más en ponerse un bañador. (I)

Datos

Las mujeres son víctimas de acoso callejero desde los nueve años.

El acoso ocurre en las calles, en el autobús, en el trabajo o en la escuela, donde las niñas y jóvenes están expuestas a algún gesto, silbido o tocamiento que las perturba y ofende.

El 63% de mujeres en Marruecos sufrió algún tipo de violencia en los espacios públicos, según el Alto Comisionado del Plan sobre violencia contra las mujeres.

Un grupo de féminas impulsa la campaña ‘¡Mujeres, encontrad una solución para frenar el acoso sexual!’.

Las activistas luchan para que se aprueben las propuestas de ley donde se criminaliza el acoso sexual y se penaliza a los acosadores con multas y penas de cárcel. (I)

ENLACE CORTO

Google Adsense

 

Twitter ET