Miércoles, 07 Junio 2017 00:00 Sociedad

Estudiantes ecuatorianos sorprenden en Rumania

Érick Conde, Carlos Jiménez, Paula Marín y Daniel Palma, con los tutores Steven Mera y Diego Zaldumbide, recibieron medallas de oro y plata.
Érick Conde, Carlos Jiménez, Paula Marín y Daniel Palma, con los tutores Steven Mera y Diego Zaldumbide, recibieron medallas de oro y plata. Foto: José Morán / El Telégrafo
Redaccion Sociedad

Carlos Jiménez, Daniel Palma, Érick Conde y Paula Marín representaron a Ecuador en Rumania. Ellos compitieron contra estudiantes de 45 países en el concurso internacional de proyectos de cómputo Infomatrix.

Los alumnos que cursan el tercer año de bachillerato en el colegio Mariscal Sucre ganaron medallas de oro y plata en dos categorías.

Carlos y Daniel lo hicieron  con la plataforma web Ms Community, la cual permite a la comunidad educativa mantenerse comunicada. Mientras que Paula y Érick intervinieron con el cortometraje La visita, que aborda la vida de adultos mayores.

Steven Mera, tutor del proyecto, explica que la primera dupla identificó la necesidad de mejorar la información en el plantel. Desde agosto empezaron a desarrollar la plataforma. Este año también compitieron en el concurso regional que se realizó en Quito y ganaron su pase a la final en Rumania.

Carlos reconoce que no esperaba llegar a la final mundial, “ni viajar a Europa y conocer a personas de 45 países”.

Un integrante de Microsoft, que participó como miembro del jurado, los invitó a ser parte del equipo después de que se gradúen.

“Ellos se interesaron en la funcionalidad del proyecto, el cual permite que los estudiantes y los padres de familia lleven un control de tareas y actividades. Y de todo lo que ocurre dentro del plantel, a través de notificaciones”, dice Carlos.

Él y Daniel tienen entre sus planes estudiar una carrera sobre desarrollo de software en una universidad del extranjero.

Por su parte, Paula y Érick, que tuvieron de tutor a Diego Zaldumbide, sorprendieron al jurado cuando hablaron sobre el proyecto.

Érick detalla que la iniciativa surge porque el plantel se vincula  con la comunidad y visitan asilos. De su lado, Paula cuenta que el cortometraje muestra una realidad en el país: el abandono de adultos mayores. “Para nosotros, esta fue nuestra primera experiencia en un campo al que nos vamos a dedicar cuando salgamos del colegio”, manifiesta Paula. (I)

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Google Adsense