Cumbre Mundial cierra pidiendo mejorar tratamiento para 52 millones de niños con hepatitis

- 03 de noviembre de 2017 - 08:00
Foto: AFP

Después de tres días discutiendo estrategias globales contra la enfermedad, la segunda Cumbre Mundial de la Hepatitis pidió este viernes una mejora en la prevención y tratamiento para los 52 millones de menores que la padecen durante el último día del evento celebrado en Sao Paulo.

"Los niños están sufriendo una gran carga de la hepatitis viral y las implicaciones de ello para la salud pública son enormes", alertó Raquel Peck, CEO de la Alianza Mundial contra la Hepatitis (WHA, por sus siglas en inglés) en un documento enviado a la prensa.

"La mayoría de bebés y niños infectados no están diagnosticados, priorizados o tratados de forma efectiva", añadió sobre esta enfermedad que mata anualmente a 1,3 millones de personas.

La hepatitis es una inflamación del hígado causada por un virus. Hay cinco tipos, aunque las B y C son responsables de más de la mitad de todos los nuevos casos de cáncer de hígado, de acuerdo con la OMS.

De los 325 millones de pacientes infectados, 52 millones son menores de edad, una cantidad muy superior a la de pequeños con el virus del sida en todo el mundo (2,1 millones), según los datos facilitados en la cumbre.

Transmitida en muchos casos de madres a hijos, la mayoría de niños contagiados padecen la B, aunque los expertos llaman la atención sobre el aumento de los diagnósticos infantiles de hepatitis C, para la que no existe vacuna y cuyo crecimiento preocupa debido a la falta de prevención y programas de control para mujeres portadoras y en edad reproductiva.

A ello se suma la dificultad posterior para tratar a los menores.

"Actualmente, cuatro millones de niños están viviendo con la hepatitis C, que puede ser curada, y 48 millones con la hepatitis B, que tiene una vacuna", lamentó Charles Gore, presidente de la WHA.

Según los datos facilitados en el evento, el 84% de los países ofrecen vacunas contra la hepatitis B, aunque solo un 39% proporcionan la dosis necesaria en el nacimiento para proteger eficazmente a los bebés.

"Ya basta. Los gobiernos y las organizaciones de salud mundial deben asegurarse de que todos los niños son vacunados contra la hepatitis B, y de que reciben DAA [antivirales de acción directa, ndlr] para la hepatitis C, así como de que todas las mujeres embarazadas sean evaluadas", pidió Gore.

Un esfuerzo necesario, según los expertos, si se pretende cumplir con el objetivo de erradicar el tipo C de la enfermedad para 2030. Por el momento, sin embargo, solo nueve países avanzan en las metas del compromiso adquirido por 194 naciones el año pasado, atendiendo a los datos divulgados el miércoles, día de apertura del evento.

Desde entonces, representantes de 80 gobiernos y unos 200 especialistas y académicos han participado de esta cumbre de tres días en Sao Paulo, convocada por la OMS y la WHA. La primera se realizó en 2015 en Escocia. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: